Las criptomonedas como medio de pago. ¿Sirven para comprar?

0 8

Las criptomonedas poco a poco se están convirtiendo en un medio de pago además de ser una buena inversión en el ámbito financiero.

Aunque inicialmente han sido siempre vistas como activos especulativos, actualmente son también vistas como opciones de pago válidas para una gran variedad de plataformas y tiendas online.

Su naturaleza descentralizada, la cual es posible gracias a la tecnología blockchain, es una alternativa a los sistemas de pago tradicionales, los cuales se caracterizan por la presencia de intermediarios y normativas gubernamentales.

Nuestro objetivo en este artículo es invitarte a reflexionar sobre cómo las criptomonedas se están integrando en el sistema de pagos internacional, así como su influencia en las prácticas comerciales y la opinión de los usuarios y los comerciantes al respecto.

¿Qué son las criptomonedas y cómo funcionan como medio de pago?

Las criptomonedas, desde su aparición, han propiciado un gran cambio en la percepción y el uso del dinero digital y en los últimos años, han captado el interés de muchos inversores y consumidores.

Las criptomonedas son monedas digitales que utilizan la criptografía para proteger a los usuarios de la red y para verificar las transacciones, además de para controlar la creación de nuevas monedas.

A diferencia de las monedas tradicionales, las criptomonedas operan en una red descentralizada, a través de la tecnología blockchain, el cual es un sistema de contabilidad distribuido que sirve como fundamento para entender la naturaleza segura y transparente de las criptomonedas.

La funcionalidad de las criptomonedas como medio de pago se encuentra en la capacidad de estos activos para permitir que se produzcan transacciones en línea muy rápidas, con un bajo coste y con un alto grado de seguridad, además de con una gran privacidad.

Al utilizar criptomonedas, los usuarios pueden realizar pagos directamente sin la necesidad de intermediarios, una característica que agiliza el proceso de la propia transacción y que también reduce las comisiones.

Además, las criptomonedas ofrecen un alto grado de anonimato, aunque no total, en las transacciones. Aunque las transacciones son públicas en la cadena de bloques, las identidades de las partes involucradas no se revelan.

monedas digitales para realizar pagos

¿Cómo surgieron las criptomonedas como una alternativa de pago?

La llegada de las criptomonedas como una alternativa real de pago representa un punto de inflexión en la historia financiera. De hecho las monedas digitales criptográficas están desafiando los paradigmas tradicionales del sistema monetario internacional.

El inicio o ‘bloque génesis’ de las criptomonedas se remonta al año 2008, con la publicación del famoso documento de Satoshi Nakamoto, que introdujo a Bitcoin y a la tecnología blockchain en nuestras vidas.

Bitcoin, la primera criptomoneda, se creó en respuesta a la crisis financiera de 2008, proponiendo un sistema monetario independiente de los gobiernos y los bancos. El objetivo era crear una moneda digital descentralizada, capaz de realizar transacciones seguras y transparentes sin la necesidad de intermediarios en cualquier parte del mundo simplemente con una conexión a Internet.

La tecnología blockchain, piedra angular de Bitcoin y el resto de criptomonedas, hizo posible dicha descentralización, ya que permite registrar transacciones en múltiples ordenadores a lo largo del mundo, creando un registro que no se puede modificar y que es resistente a la manipulación.

¿Cuáles de entre las principales criptomonedas del mercado dominan el ámbito de los pagos?

Bitcoin, siendo la primera y más conocida criptomoneda, es muy importante en el sector de los pagos digitales. Desde su creación en 2009, ha servido como una inversión a largo plazo y también se ha adoptado por numerosas empresas y comercios como una forma de pago.

Su amplia aceptación y reconocimiento hacen de Bitcoin una criptomoneda líder en este sector. Sin embargo, la volatilidad de su precio y las preocupaciones sobre la escalabilidad de su red han llevado a algunos comerciantes a ser cautelosos con su implementación.

Ethereum, por otro lado, tiene un gran valor como activo digital, pero también una gran utilidad en la ejecución de contratos inteligentes y de aplicaciones descentralizadas. Aunque en un principio no se creó como una moneda de pago, Ethereum se está posicionando también en este sector debido a la expansión de su ecosistema.

Otras criptomonedas como Ripple y Dash se han desarrollado específicamente con el ojo puesto en servir como medio de pago y en poder realizar un gran número de transacciones de forma simultánea, por lo que su tecnologías tienen una gran escalabilidad, solucionando algunos de los problemas que tendría Bitcoin para este fin.

realizar pagos en comercios con criptomonedas

¿Qué hace diferentes a las criptomonedas con respecto a los medios de pago tradicionales?

Como hemos comentado, las criptomonedas operan en una red descentralizada, lo que significa que no están controladas por ninguna entidad central como un banco o un gobierno. Dicha descentralización ofrece grandes ventajas en cuanto a la autonomía y la libertad de realizar cualquier transacción.

Por otra parte, a diferencia del dinero fiduciario, que existen tanto en formato físico, como digital, las criptomonedas son completamente digitales e internacionales, lo que además permite a los usuarios transferir fondos a través de las fronteras sin limitaciones.

La seguridad proporcionada por la criptografía y la tecnología blockchain, donde cada transacción se registra en un libro contable público y distribuido, asegura la transparencia, algo que es muy diferente en los sistemas bancarios tradicionales, donde la seguridad depende de la entidad y sus medidas de protección propias.

De hecho, con respecto a la transparencia, aunque las identidades de los usuarios se mantienen protegidas a través de direcciones criptográficas, todas las transacciones son visibles y verificables en la propia blockchain. Como ya te imaginarás, esto es totalmente diferente en los sistemas de pago tradicionales, donde las transacciones son en gran parte opacas y solo están disponibles para las partes involucradas y sus instituciones financieras.

Las criptomonedas, aunque no son completamente anónimas, también ofrecen un mayor grado de privacidad que los métodos de pago convencionales. Proporcionan un nivel de anonimato que es difícil de lograr con los sistemas bancarios tradicionales, donde las transacciones están vinculadas a identidades personales y requieren una amplia documentación y verificación.

Por último, el valor de las criptomonedas, muchas veces varía bastante en cortos periodos de tiempo, lo que representa tanto un riesgo como una oportunidad para los inversores, pero dicha volatilidad contrasta con la relativa estabilidad de las monedas tradicionales, que están respaldadas por la política monetaria y la confianza en los gobiernos.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.