¿Qué es una moneda digital? Concepto y tipos

0 8

Con la llegada de la era tecnológica están apareciendo continuamente nuevas formas de intercambiar valor. La moneda digital más popular y más importante es Bitcoin, pero existen muchísimas otras. Las criptomonedas no son las únicas monedas digitales que existen ni mucho menos. Simplemente son otro tipo más de activos digitales que tienen valor monetario y que funcionan gracias a unas características determinadas que las convierten en un mercado específico.

Las criptomonedas y las demás formas de moneda digital son activos digitales. Dentro de esta naturaleza estarían además en la categoría de bienes monetarios porque pueden utilizarse para la adquisición de productos y/o servicios.

En la empresa, por otra parte, podemos definir un activo digital como cualquier posesión inmaterial que tenga el negocio y necesite de una sistema informático para su aprovechamiento. Por tanto, Una moneda digital es solo uno de los muchos activos digitales que puede poseer una empresa.

Por otra parte, tampoco hay que confundir a las monedas digitales, con los activos financieros digitales, que serían todos aquellos instrumentos financieros disponibles a través de la red.

moneda digital

¿Qué tiene de especial una moneda digital?

Tienen consideración de moneda digital todos aquellos activos digitales que cumplen con las características que debe tener el dinero. Por ejemplo el Bitcoin, tiene todas las propiedades que debe tener una moneda. Puede ser transferido, conserva su valor, y es divisible. Sin embargo, existen muchos otros tipos de monedas digitales. A continuación vamos a ver cuales son y a ver sus diferencias.

Moneda virtual

Son el tipo de moneda digital más conocido y más utilizado. Se trata simplemente de todas aquellas monedas que utilizamos a través de la red pero que no pueden ser intercambiadas por otras divisas. El ejemplo más conocido sería el de los videojuegos, un sector que está cada vez más ligado a este tipo de activos. Cualquier juego de consola o ordenador en el que tenemos que acumular activos para luego comprar con ellos otras cosas hacen uso de estas monedas virtuales. El ejemplo más popular y más entendible sería el de la saga de videojuegos FIFA, donde los usuarios pueden conseguir y ahorrar monedas virtuales con la compra y venta de jugadores dentro de un mercado ficticio que simula el mercado del fútbol real.

Las nuevas generaciones están muy acostumbradas a tratar con las monedas digitales. Serán por eso las que mejor se adapten a los demás tipos de dinero digital que vamos a analizar a continuación.

Moneda digital

Una moneda digital sería toda aquella divisa que tiene representación a través de sistemas informáticos. Por ejemplo cuando utilizamos alguna empresa de pago electrónico como PayPal. En esta ocasión no estamos utilizando monedas virtuales, sino que son realmente nuestros dólares (o cualquier otra divisa) lo que intervienen en la operación. Lo que ocurre es que en lugar de entregar un papel moneda en mano, la entrega se hace de manera digital. Por tanto lo que cambia realmente es el apunte contable.

El uso de monedas y divisas digitales está ampliamente extendido y extandarizado en el mundo. Sin embargo, a las criptomonedas, por sus características especiales, aún les queda mucho para ser adoptadas de forma masiva. Por eso, es importante conocer los fundamentos que cada activo y así saber distinguirlos de la manera correcta.

Criptomonedas

Las criptomonedas como Bitcoin tienen su propio mercado y sus propios fundamentos. Esto se debe principalmente a que son monedas digitales basadas en dos principios de la tecnología:

  • Funcionan a través de su propia red descentralizada. El libro contable es público y descentralizado y está formado por la información almacenada en bloques que guardan los distintos nodos que conforman la red.
  • Utiliza la criptografía. Está basado en el sistema de seguridad y autentificación criptográfico para hacer uso de tecnologías como la firma electrónica o las claves pública y privada.

Podría decirse entonces que todo aquel activo monetario digital que no cumpla con estas dos características no es una criptomoneda. Para su funcionamiento, este tipo de moneda digital utiliza la tecnología blockchain.

Tokens

Los ‘token‘ son de manera común confundidos con las criptomonedas, pero tienen características diferentes. También son activos digitales, pero su uso no es realmente ser utilizados como moneda. Más bien su función es la de representar algún otro activo dentro de una red o servir de utilidad para la realización de ciertas funciones. Existen tres tipos principales de tokens:

  • Tokens de utilidad. Existen para cumplir con una función determinada, tienen otro uso que ser utilizados como medio de pago.
  • Tokens financieros. Representan algún tipo de contrato relacionado con el mundo financiero.
  • Activos no fungibles. Son tokens que no se pueden dividir. Tienen características únicas que los convierten en piezas de colección.

 

Las CBDC

Por último, y como ‘bonus track’, podemos hablar de las ‘Central Bank digital Currency’ o CBDC. Es decir, las monedas digitales de bancos centrales. Existe una vinculación muy importante entre este tipo de activos monetarios digitales y las criptomonedas, pero no pueden considerarse criptomonedas como tal. Tampoco entrarían dentro de la categoría de divisa digital.

Se trata de un proyecto híbrido en el que actualmente los Gobiernos y los Bancos Centrales están trabajando y que pretende crear unas monedas digitales que utilicen la tecnología blockchain pero puedan estar controladas. De esta forma, a diferencia de lo que ocurre con Bitcoin y las demás criptos, el suministro máximo o el número de monedas circulante puede ser modificado según las necesidades de la política económica. También otro proyecto conocido como Ripple, que estaría en un punto intermedio entre las criptomonedas y las CBDC.

Conclusión

Las monedas digitales forman una parte muy importante de nuestra economía moderna y cada vez lo serán más. Con la llegada de las criptomonedas y las demás formas de dinero digital que hemos analizado, prácticamente cualquier empresa o negocio puede crear su propio activo monetario e intercambiar con él bienes o servicios. Solo hace falta que sus clientes estén dispuestos a utilizarlos. Estamos en un período de innovación y de modificación del sistema financiero que pasará a la historia de la humanidad.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.