Unión monetaria. Qué es y cómo funciona

0 14
La Unión monetaria entre países se considera una pieza clave dentro de la integración económica. El desarrollo de las economías depende siempre en una mayor o menor medida de la política. Las decisiones que se tomen desde el poder son siempre influyentes y afectan desde a los trabajadores y pequeños comercios a las grandes empresas, las multinacionales y el sector público.Al producirse una unión monetaria, se está dando un paso adelante en la cooperación entre dos o más países para que sus economías puedan trabajar en conjunto. No obstante, esto también implica pérdida de soberanía, ya que las decisiones que se tomen, no podrán ser unilaterales.Este concepto que vamos a analizar en este artículo, consiste en compartir una moneda, normalmente de curso forzoso a través de los Estados que lleguen a un acuerdo. A continuación, vamos a analizar al detalle en qué consiste está unión y las ventajas e inconvenientes que tiene a nivel económico y nacional.

euro

¿Qué es y en qué consiste una unión monetaria?

Explicado de forma práctica, una unión monetaria sucede cuando dos o más países deciden compartir una misma moneda y que esta utilizada como divisa nacional de curso legal.

Como es lógico, cuando se produce esta unión, las economías de los países participantes quedan vinculadas. Las medidas de política económica que tome, por ejemplo, el Banco Central que emita dicha moneda, serán vinculantes y afectarán a todo Estado-Nación que participe de esta unión.

Por tanto, en cuanto a la macroeconomía, las medidas que se toman son compartidas y existe también cierto parecido en cuanto a la fiscalidad. De hecho, sino se tienen estas actuaciones comunes, es posible que al afectar de forma diferente las medidas, estas no sean realmente eficaces y perjudiquen a unos países en beneficio de otros incluso compartiendo la misma divisa nacional.

Por tanto, en el momento en el que se produce una unión monetaria, se tiene que ceder la soberanía de política monetaria al Banco Central. El caso más común y más reciente para los ciudadanos europeos sería la creación del Euro.

En Europa, por ejemplo, existe un parlamente europeo y también un Banco Central Europeo. También, una comisión de esta unión. En definitiva, las decisiones que se toman con respecto al futuro de la moneda son aprobadas en mayor o menor medida por todos los países que forman parte de la unión.

No obstante, cada país tiene sus propias políticas fiscales y laborales y esto crea una gran diferencia entre unas economías y otras.

¿Siempre que se comparte una moneda nacional existe unión monetaria?

Realmente no. Tal como hemos analizado en el apartado anterior la unión monetaria puede parecer que siempre que se utiliza una divisa fiduciaria de forma conjunta hay un previo acuerdo en el que se toman también decisiones de forma conjunta, pero esto no siempre es así.

Existe otra posibilidad, la cuál sería que un determinado país adoptara como moneda de curso legal una moneda extranjera. Esto ha sucedido en muchas ocasiones, sobretodo cuando la moneda nacional concreta es muy débil y se opta por eliminar el Banco Central pasando a utilizar de forma general otra moneda con mayor potencial económico internacional.

Para entender mejor esta situación, lo más práctico es pensar en los países que tienen su economía ‘dolarizada’. Esto quiere decir que la moneda de curso legal en un país es el dólar, siendo este dependiente de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

La razón que puede llevar a un país a dolarizar su economía es simple. El dólar es la moneda (al menos por el momento) que más uso tienen a nivel internacional y que más aceptación tiene en todo el mundo. Por tanto, es la divisa ‘FIAT’ en la que más capital hay respaldado a nivel mundial y la que más demanda tiene.

Al fin y al cabo, hay que tener presente que el dinero en papel no es más que otro tipo de activo financiero. Aunque parezca que su valor es estable, en realidad está sujeta a la volatilidad como cualquier otro mercado. El lugar donde se puede analizar la cotización de una moneda nacional sería el ‘forex‘ o mercado de divisas.

dolarización

Los tipos de unión monetaria

Una unión monetaria no tiene porque realizarse de una forma única. Existen diferentes grados con respecto a la integración que se produce en las economías de los países participantes. Principalmente, se estudian en la teoría económica tres tipos:

  • La unión monetaria formal. En estos casos si que existen un previo acuerdo en el que dos o más países se comprometen a aceptar las condiciones para compartir o crear una determinada divisa nacional.
  • Unión formal con política monetaria conjunta. Sería un paso más avanzado, puesto que ya incluye la creación de un Banco Central común. Esto implica que las medidas de política monetaria serán las mismas para todos los participantes.
  • La unión informal. Sería el caso alternativo que hemos analizado en el párrafo anterior. En este caso, un determinado país utiliza como moneda nacional una moneda extranjera. Principalmente habría dos razones. La primera sería facilitar el comercio internacional. La segunda, atraer inversión y tener una moneda más fiable que de más seguridad en cuanto al desarrollo económico y la lucha contra la inflación.

Los beneficios y problemas de compartir una divisa nacional

La unión monetaria ofrece una serie de beneficios relevantes. Esta es la principal razón para motivar a los países a realizarla. Las ventajas más comunes serían las siguientes:

  • Mayor facilidad de comercio internacional entre los países participantes.
  • Economías más fiables y seguras a largo plazo.
  • Mayor motivación de inversión extranjera.
  • Una mejor reputación internacional y credibilidad con respecto a las medidas fiscales.
  • Mayor resistencia a la especulación.

Por el contrario, no todo son ventajas. La unión monetaria también puede suponer algunos problemas, especialmente cuando las economías de los países participantes tienen características muy distintas entre sus sectores predominantes y su tamaño.

La pérdida de autonomía en cuanto a política monetaria hace que se depende de otros para controlar la economía nacional. Por tanto, medidas comunes como la emisión de divisa o el aumento de las tasas de interés, puede entrar en conflicto con los intereses de los demás países que utilicen el mismo papel moneda.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.