Criptografía Asimétrica. Qué es y cómo funciona

0 12

La criptografía asimétrica es una tecnología muy importante para el funcionamiento de las criptomonedas. Además, sus usos están bastante estandarizados en el mundo digital hasta el punto de que lo usamos en muchas situaciones de nuestra vida sin ser conscientes de ello. Aunque el término puede parecer extremadamente técnico en realidad es algo que estamos acostumbrados a usar y que no requiere de grandes conocimientos especializados para su comprensión.

Así pues, no solo las criptomonedas, sino por ejemplo, los certificados digitales funcionan con a través de este medio. Se trata por tanto de un medio de seguridad que garantiza la privacidad, y que también permite la autentificación de una forma automática y telemática.

¿Qué es la criptografía asimétrica?

La criptografía asimétrica podría definirse como un sistema de certificación mediante uso de claves criptográficas. Para hacer uso de este sistema es necesario la generación de dos claves; una pública y otra privada.

Su uso está relacionado no solo con las criptomonedas, que reciben en gran parte el nombre de ‘criptos’ por el uso de este medio de seguridad, sino también por los certificados electrónicos. Cuando utilizamos ‘clave’ o algún otro servicio de autentificación electrónica de identidad o de certificación de documentos para con las administraciones públicas estamos también usando esta tecnología.

En la práctica consiste en la creación de un canal de comunicación que pone en contacto a dos partes protegiendo la privacidad de ambos pero estableciendo un entorno de autenticidad y fiabilidad. Las claves generadas por la criptografía asimétrica son únicas e inseparables. Permiten que las personas tengan acceso al cifrado de su información y de la transacciones que realizan. Cada una de las dos claves tiene su función y ambas son necesarias para la transmisión de mensajes, ya sea en formato de documento, de información de acceso, o de cualquier transacción electrónica de archivos o ‘tokens‘.

Aunque su uso está muy vinculado a las criptomonedas, prácticamente cualquier cosa de Internet hace uso de esta tecnología. Sus usos y funcionalidades la hacen apta para los medios de acceso que estamos acostumbrados a ver en todo tipo de páginas webs. Bancos, redes sociales, exchanges, y prácticamente cualquier plataforma que tenga un sistema de autentificación de sus usuarios que respete la seguridad y privacidad hace uso de este método.

El origen de la criptografía asimétrica

La criptografía asimétrica fue inventada en 1976, por tres personas que idearon el primer sistema público que usaba esta tecnología. Sus nombres eran Martin Hellman, Ralph Merkle y Whitfield Diffie. Con este invento sentaron las bases de toda una revolución en el mundo de las comunicaciones. Con este avance era posible asegurar canales de información de cualquier tipo, algo que se venía persiguiendo desde la Segunda Guerra Mundial. Los Estados Unidos creyeron en la importancia de conseguir este tipo de comunicación cifradas y avanzaron en este sentido hasta conseguirlo.

Criptografía RSA

El primer algoritmo que pone en práctica la criptografía asimétrica lo realizaron los investigadores Ron Rivest, Adi Shamir  y Leonard Adleman. Dicho algoritmo se creó en 1979 y tomó el nombre de RSA por los apellidos de sus creadores. Este primer algoritmo no solo es el más antiguo, sino también el más usado hasta hoy en día para el cifrado de mensajes así como para la firma digital de documentos.

El principio en el que se sustenta este medio de comunicación segura es en la factorización de números enteros. A través de la criptografía RSA los mensajes se envían representados por números. Estos números son dos números primos de gran tamaño elegidos de forma aleatoria. A medida que los ordenadores van aumentando su potencia y poder de cálculo el tamaño de dichos números aumenta, lo que hace aún más seguro el sistema y permite que se siga utilizando hoy en día. Se piensa que la computación cuántica puede crear vulnerabilidades en este sistema, y eso es algo que incluso ha hecho bajar el precio de Bitcoin en ocasiones por noticias relacionadas. No obstante, eso es algo que está por ver cuando efectivamente la tecnología avance hasta ese punto.

¿Cómo funciona la criptografía asimétrica?

La criptografía asimétrica funciona siguiendo una serie de pasos que permiten garantizar que la transmisión de la información se realiza de forma segura a través del medio de comunicación empleado.

Definir el algoritmo de cifrado

El primer paso consiste en la elección de un algoritmo de cifrado asimétrico. Cómo hemos comentado el RSA sería un tipo de cifrado muy conocido. Sin embargo, las criptomonedas, utilizan un cifrado llamado ‘secp256k1’, que utiliza un tipo de curva elíptica, lo que lo hace más robusto y compacto. Otros ejemplos de algoritmos de cifrado serían el ECDSA y el ElGamal. La diferencia entre unos y otros consiste principalmente en el tipo de sistema matemático que ponen en práctica, por lo que merece la pena estudiarlos por separado.

Crear o generar las claves pública y privada

El siguiente paso una vez elegido el algoritmo a emplear sería el de generación de las llaves o claves pública y privada. La primer en generarse es la privada, que es aquella a la que solo el usuario responsable debe tener acceso. si esta clave recibe el nombre de privada es porque de hacerse pública estaremos poniendo en peligro nuestra información. La clave pública, por su parte, si que puede ser compartida sin problema. De hecho es la clave que daremos a nuestros contactos para que puedan enviarnos mensajes cifrados. En el mundo de las criptomonedas esto se pone en práctica de la siguiente forma.

  • La clave pública es nuestra dirección, aquella que compartimos para que nos envíen monedas.
  • La clave privada es aquella que utilizamos para acceder a la red y tener acceso a las criptomonedas que están alojadas en una determinada dirección.

Propagar las claves públicas de forma segura

El último paso consiste en crear un canal de comunicación seguro y confiable a través del cuál podamos enviar y recibir información. Esta información será previamente criptografiada por el algoritmo de nuestra elección y luego será descifrada por nuestra llave privada. Gracias a este método se evita que un mensaje pueda ser modificado o que la información pueda ser filtrada. Además, se garantiza la autenticidad de las partes involucradas en la transmisión de datos. Por todo lo anterior, está tecnología es una parte fundamental en las criptomonedas y hace posible su funcionamiento en combinación con las cadenas de bloques.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.