¿Qué son los bonos del Estado? Sus fundamentos

0 3

Los bonos del estado, debido a sus fundamentos y su origen, están muy presentes en el debate público y político en cuanto a las decisiones económicas.

Las diferentes posiciones ideológicas tiene puntos de vista muy dispares con respecto a la capacidad de un Estado para endeudarse. Al fin y al cabo, los bonos del Estado son un instrumento de inversión que está basado en la deuda pública. Por tanto, desde el punto de vista de lo que hoy se considera derecha política, la deuda del Estado debe ser controlada y limitada. Por el contrario, para la denominada izquierda política de la actualidad, el Estado debe endeudarse para promover servicios públicos a través del Estado y financiar épocas de crisis.

En este artículo, vamos a analizar qué son los bonos del Estado y sus características sin entrar en consideraciones políticas. No obstante, se trata de un tema que está a la orden del día en cuanto al debate electoral. Por ello, la intención es ofrecer las mejores herramientas de forma objetiva para que el lector comprenda los fundamentos de este activo financiero del Estado respetando la neutralidad en las opiniones y sin un posicionamiento ideológico.

El Banco Central Europeo en relación con los Bonos del Estado

¿Qué se entiende formalmente por bonos del Estado?

Cuando un Estado emite bonos, lo que está haciendo es buscar financiación a través de la deuda. Visto desde el punto de vista del inversor, lo que está sucediendo es que se le presta dinero a un Estado durante un período de tiempo a cambio de un determinado interés.

Este tipo de inversión es de renta fija, por tanto, entran en una categoría diferente a las consideradas de renta variables por el sistema, con todas las implicaciones que esto tiene a la hora de que los capitales se muevan de un sitio a otro en épocas de expansión económica o de crisis.

Principalmente, hay dos tipos de inversiones relacionadas con la emisión de deuda de un Estado:

  • Las Letras del Tesoro son las más sencillas, ya que se realizan en las inversiones cuya contrapartida es el Estado que tengan una fecha de vencimiento menor a los 18 meses. Pasado este plazo no muy extenso, el Estado tiene la obligación de devolver el importe íntegro de la inversión más el interés fijado en el momento de la contratación.
  • Por otra parte, estarían los Bonos del Estado propiamente hablando y también las obligaciones del Estado. En este caso, se trata de contratos de emisión de deuda con una duración superior a los 18 meses. Aunque el total del valor nominal más el interés queda devuelto de forma completa a la finalización del contrato, se irá devolviendo parte del capital al inversor de forma periódica (normalmente de forma trimestral, semestral y anual).

La situación de los Bonos del Estado en la economía

Durante mucho tiempo los bonos del Estado, así como las letras del tesoro, se han considerado en España, así como en otros países, una inversión muy fiable y buena para conservar el capital con el tiempo. Sin embargo, con la llamada crisis de deuda esta situación a cambiado. La capacidad de los diferentes Estados para financiarse, especialmente en occidente, se está viendo en problemas por un exceso de acumulación de obligaciones de pago.

En muchas casos, esta deuda supera el valor del PIB (producto interior bruto) de ese país. Esto hace que los inversores ya no vean con buenos ojos este tipo de inversión. Como hay una mayor deuda, se pone más en duda la capacidad de ese Estado para generar financiación. Tanto es así, que para mantener la demanda y que no se disparen al alza los intereses a pagar el Banco Central Europeo, por ejemplo, ha tenido que intervenir en varias ocasiones haciendo una compra de Bonos de manera sostenida.

De esta forma, el Banco Central se convierte en la pieza que sostiene el sistema de deuda, ya que al mismo tiempo tiene la capacidad de controlar la política monetaria, en este caso de los países dentro de la Unión.

Para que el Estado obtenga el dinero necesario para realizar el pago a los inversores por los Bonos del Estado, tiene que obtenerlo a través de inversiones propias o de impuestos. Si los inversores no ven sostenibilidad a largo plazo, es posible que recurran a otro tipo de activo financiero para depositar su capital. Los mercados de renta variable o los activos refugio como el oro serían las principales alternativas.

inversión en bonos del Estado

Elementos de influencia en el precio y la sostenibilidad de la deuda pública

Los Bonos del Estado son un mercado y por tanto se ven afectados por la conocida como Ley de la oferta y la demanda (aunque no es una Ley formal, sino que se considera que surge de forma natural).

Es el Estado el que fija la cantidad de Letras del Tesoro y de Bonos del Estado que se van a emitir. Por tanto, tiene el control de la deuda. Sin embargo, esta deuda se puede ver descontrolada si la demanda es inferior a la oferta.

En estas situaciones, como el Estado es el garante de la deuda pública y los ciudadanos son los que se presuponen los principales beneficiarios, hay principalmente dos opciones a tomar:

  • Subir impuestos, aumentando con ello la recaudación y ofreciendo una mayor garantía de que se efectuará sin problemas el pago acordado en la fecha indicada.
  • Reducir el gasto, suprimiendo aquellas partidas innecesarias o de menos importancia con el objetivo de no tener la necesidad de emitir tantas Letras y Bonos.

La reacción del mercado ante la toma de estas medidas dependerá de los intereses e ideas de los inversores, así como de la situación geopolítica y la de la macroeconomía.

En cualquier caso, a pesar de que como toda inversión, conlleva un riesgo, los Bonos del Estado y las Letras del Tesoro siempre se han considerado un inversión de riesgo bajo. Los principales riesgos que suelen surgir tienen que ver con los tipos de interés, la inflación y el cambio en la cotización de la divisa nacional.

Por otra parte, la seguridad que ofrecen es muy alta, ya que es muy complicado que un Estado se declare en quiebra o no cumpla sus pagos.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.