Flujo de efectivo – ¿Qué es el flujo de efectivo?

0 132

En finanzas y contabilidad hay una serie de conceptos que son de obligado conocimiento para todas las personas que se quieran dedicar al sector. Algunos son cosas como los gastos de capital, la amortización… En esta ocasión vamos a tratar que es el flujo de efectivo.

El flujo de efectivo es un término que se engloba dentro del ámbito de la economía financiera y es uno de los pilares de estudio esta disciplina. Es un término que viene de la lengua anglosajona conocido como cash flow por eso también se conoce en español como flujo de caja.

También existe en la contabilidad otro concepto conocido como estado de flujos de efectivo. No es exactamente lo mismo aunque guarda mucha relación con el concepto de flujo de efectivo.

Flujo de efectivo – ¿Qué es el flujo de efectivo?

El flujo de efectivo es un concepto que recoge la variación en el activo líquido de una empresa o persona a lo largo de un periodo determinado.

Es decir,  sirve para definir el cambio que se produce en la tesorería o sea, en dinero (para saber que es el dinero fiduciario pinchar aquí) a lo largo de un periodo.

Los principales motivos que propician un cambio en los flujos de efectivo son.

  • El pago de una deuda. (Para saber como salir de las deudas pinchar aquí)
  • Cobro en metálico.
  • Un gasto.
  • Otros ingresos en metálico.
  • Otros gastos en metálico.

Como ves lo que se valora en cuanto al flujo de efectivo es el balance entre entradas de efectivo(ingresos) y salidas de efectivo (gastos).

El flujo de efectivo tiene mucha relevancia en la administración financiera de una empresa. Es un concepto que nos puede dar información de calidad acerca del funcionamiento de la empresa. Para saber analizar el flujo de efectivo primero tenemos que saber su funcionamiento y como calcularlo. A continuación de el procedimiento de cálculo veremos cual es la importancia del flujo de efectivo y su valoración.

Cálculo del flujo efectivo

Para calcular el flujo de efectivo lo primero que tenemos que saber es que periodo de tiempo queremos valorar. En este sentido se puede escoger cualquier periodo de manera arbitraria, incluso el tiempo medido en minutos, tal es el caso de los bancos y demás instituciones financieras o algunas empresas muy grandes como multinacionales.

Pero lo normal es calcular el flujo de efectivo en periodo mas largos de tiempo tales como una semana, un mes un trimestre…

Lo siguiente que debemos saber son los flujos de efectivo negativos y los flujos de efectivo positivos que se van a tener en el periodo a valorar.

Flujos de efectivo positivo y negativos

Un flujo de efectivo positivo como puedes imaginar supone una entrada de dinero líquido en la tesorería de la empresa.

Un flujo negativo de efectivo supone una salida de dinero líquido de la tesorería.

Lo normal es que la mayoría de flujos positivos provengan de los ingresos de explotación. Y que la mayoría de flujos negativos provengan del pasivo corriente.

Hay otras fuentes de ingresos como por ejemplo ingresos extraordinarios, que te toque la lotería (si quieres saber como ganar la primitiva haz click aquí) o ingresos procedentes de la enajenación del inmovilizado. También es habitual tener ingresos alternativos en el caso de empresas que aparte de tener una actividad productiva también se dedican a la inversión financiera o inmobiliaria.

En cuanto a los gastos el mas habitual es el pago a los proveedores. También son comunes los pagos de impuestos. Los intereses de deudas que se deben pagar de manera regular también figuran en este apartado como flujos negativos.

En este sentido no cabe mayor explicación.  Todo flujo negativo sea cual sea su causa se de contar en el cálculo así como cualquier flujo positivo.

Bienes equivalente a dinero

Este es otro punto importante. No solo se debe valorar como efectivo el dinero. En realidad cualquier activo que tenga una alta liquidez cuenta como dinero.

Una letra de cambio por ejemplo cuenta como efectivo. Una acción también contaría como efectivo.

En general un activo que con un simple trámite se puede convertir en dinero, se considera igual de líquido que el dinero y por tanto cuenta como efectivo

Procedencia de los flujos

En el análisis y cálculo de los flujos de efectivo se pueden tener en cuenta las distintas dimensiones a las que hace referencia el término.

El flujo de efectivo se puede dividir en categorías en función de a que conceptos se debe. Estas son.

Las que tienen que ver con el pago de préstamos. Flujo de efectivo de las actividades de financiación.

Las relacionadas con las actividad principal de la empresa.Flujo de efectivo de las actividades de explotación.

Las que se derivan de actividad de inversión. Flujo de efectivo de las actividades de inversión.

Importancia flujo de efectivo

Solo de saber que significa el flujo de efectivo ya te puedes hacer una idea de la importancia que tiene y de la información que te da.

Pero vamos a analizar el resultado obtenido tras el cálculo del flujo de efectivo en cada una de las distintas situación que pueden darse.

Flujo negativo

Un flujo negativo de efectivo es muy mala señal. Quiere decir que la empresa pierde dinero en el periodo a valorar.

En este sentido conviene analizara a que se deben las perdidas producidas y todos los condicionantes que hayan podido motivar la pérdida de dinero.

No es lo mismo que una empresa dedicada al sector del turismo tenga pérdidas en temporada baja, a que una empresa dedicada a la venta de muebles tenga pérdidas en un periodo cualquiera. En el primer caso es normal que esto suceda y no debería suponer ningún problema. En el segundo caso es un indicador preocupante que puede estar motivado por una mala gestión.

Además se puede asegurar que una serie continuada de flujos negativos da lugar a las siguientes situaciones.

En caso de tener un flujo negativo mucho tiempo

Suspensión de pagos. Cuando la empresa no puede hacer frente a sus deudas a corto plazo. Renegociación de la deuda. Esto es el paso a continuación de la suspensión de pagos. Se vuelven a establecer los plazos de pago y se calculan los intereses otra vez con la intención de que la empresa pueda salir adelante. Esto es algo muy similar a lo que le ocurre a una persona cuando consolida deudas.

Concurso de acreedores. Esta es una situación definitiva. Cuando la empresa ya no puede hacer frente a sus deudas de ningún modo se declara en concurso de acreedores y se procede a liquidar el patrimonio para intentar saldar todas las cuentas pendientes con los respectivos obligados que tuviera la entidad. Como podrás imaginar esta situación no la quiere nadie y se intentan agotar todas las opciones disponibles antes de llegar al concurso de acreedores.

Flujo positivo

El análisis del flujo positivo de caja es el mismo que el del flujo negativo pero en sentido opuesto.

En un principio es un buen indicador de la salud financiera de una empresa. Pero al igual que con el saldo negativo un saldo negativo realmente puede esconder una mala gestión, ya que se puede dar el caso de que la empresa tenga una serie de ingresos positivos por puro azar y de ahí sale un flujo positivo.

En cualquier caso  normalmente un flujo positivo es una buena señal de la rentabilidad de la empresa.

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas