Trabajar al estilo danés

0 10

La cultura danesa es muy diferente a la española, algo que se puede apreciar en todos los ámbitos de la vida. Desde la alimentación hasta los horarios, que son totalmente diferentes. De hecho, en el ámbito laboral, el horario  en Dinamarca se inicia en torno a las 7 u 8 de la mañana, lo que hace que a las 4 de la tarde los trabajadores puedan irse a su casa. Las tiendas, por su parte, abren a las 10 de la mañana y cierran a  las 5 de la tarde.

También se aprecia un cambio sustancial en lo que se refiere al ámbito escolar, con un curso que se inicia a mediados de agosto y concluye a finales de junio. A partir de los catorce años una persona ya puede trabajar, aunque con un número de horas limitado y la edad de jubilación está cifrada en 65 años.

Más allá de estos datos, hay claras diferencias en la forma de trabajar y en el ambiente que se respira en el terreno laboral con respecto a España. Todo ello tiene que ver por razones culturales y la manera en la que se enfocan los diferentes desafíos en el trabajo.

Puntos clave en el estilo de trabajo danés

A la hora de hablar del estilo de trabajo danés es importante tener en cuenta una serie de puntos que son clave para entender su funcionamiento. Este difiere considerablemente de la idea de negocio y trabajo que se tienen en España.

Líderes en lugar de jefes

A pesar de que al igual que ocurre en España cada uno de los trabajadores o profesionales tiene su propio cargo y unas obligaciones con las que cumplir, en Dinamarca el estilo de dirección es diferente. En lugar de hablar de jefes, se habla de líderes. Estas son personas encargadas de unos departamentos que en lugar de mandar y exigir, lo que hacen es guiar a su trabajador y orientarle para que desarrolle una tarea y que lo haga de la manera apropiada.

¡Este líder no es el que manda ni decide por sí mismo lo que se debe hacer, si no que tiene en cuenta las opiniones y consideraciones de su equipo, y trata de trabajar en conjunto para conseguir los mejores resultados.

Por lo general, los líderes daneses son personas cooperativas, con sentimiento de equipo. De esta manera es muy habitual que lleguen a preguntar en ocasiones a sus propios trabajadores para que estos les den su opinión acerca del trabajo. El objetivo no es otro de mejorar los productos y servicios y también que cada trabajador tenga una mayor sensación de pertenencia al grupo.

Este sentimiento de pertenencia ayuda a conseguir mejores resultados y un mayor productividad. Además, el preguntar a los trabajadores les permite tener un concepto de valoración más amplio acerca de las diferentes situaciones o problemas que deben afrontar.

Trabajo en equipo

En parte relacionado con el apartado anterior cabe destacar el trabajo en equipo.  A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las empresas españolas, en Dinamarca es fundamental el trabajo en equipo y saber afrontarlo de la manera apropiada.

Es decir, todas las tareas se desarrollan de manera conjunta por todos los miembros, sin existir competencia entre los trabajadores, lo que originaría problemas y un bajo rendimiento. De esta manera, todos tienen un sentimiento de pertenencia y se sienten parte de  un grupo que trabaja de manera unida por el bien común de la empresa.

Como es normal que cada persona tenga sus propias virtudes y defectos, lo que se busca con esta manera es que se aprovechen las mejores cualidades de cada miembro para formar un equipo potente que logre alcanzar los objetivos determinados.

Cultura empresarial

En Dinamarca tienen muy presentes los valores de la empresa. Por ello¡, desde el primer momento en el que una persona ingresa en su plantilla, les hacen ver cuales son sus valores, cual es su finalidad y qué objetivos quieren alcanzar. En base a ello justifican su forma de actuar y de ser, teniendo una cultura empresarial en la que se le da una máxima importancia a los valores.

Para una empresa danesa es fundamental que los trabajadores, más allá de cumplir con su jornada laboral y llevar a cabo las tareas encomendadas, sean capaces de dar su opinión y aportar todo lo que esté en su mano para que la empresa pueda llegar a alcanzar sus metas. De esta manera se consigue un beneficio con el que se verán compensados todos sus miembros.

Espacio de trabajo abierto

Para finalizar cabe tener en cuenta que, más allá de las relaciones personales y los valores empresariales, en el caso del estilo de trabajo danés se busca un cambio incluso en las infraestructuras. En las empresas danesas se evita el uso de puertas y paredes. Es decir, se busca evitar cualquier tipo de frontera entre los jefes y los empleados, permitiendo así generar un ambiente de trabajo más relajado y tranquilo, además de más directo.

Todos los trabajadores se encuentran sentados en una misma sala, trabajando todos en equipo y sin que haya diferencias entre los diferentes puestos. Esto permite que haya una mejor comunicación y una mejor relación entre los empleados.

Asimismo, se fomentan las relaciones personales de los trabajadores, por lo cual es habitual que se organicen eventos o fiestas para después del trabajo. Con ello se busca mejorar las relaciones y así conseguir formar un buen equipo.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas