Miserias en la gestión de personas

0 4

Son muchas las personas que se plantean cada día el cambiar de trabajo. Principalmente por que no se encuentran a a gusto en su empresa actual. Esto puede deberse a diferentes factores, no siempre relacionados con el salario que perciben.

Estos empleados pueden llegar a frustrarse y padecer incluso problemas de ansiedad o estrés por no estar a gusto en sus respectivos puestos de trabajo, ya sea por que no disponen de la conciliación entre la vida laboral y personal que les gustaría, no se sienten valorados en su puesto de trabajo o el ambiente laboral no es el más indicado. Las razones pueden ser numerosas pero en muchas ocasiones están derivadas de las miserias en la gestión de personas.

En muchas empresas los trabajadores son tratados como tales, es decir, sin ir más allá de ver a una persona que realiza un trabajo, obviando sus sentimientos, pensamientos y opiniones. Además, en muchas ocasiones tienden a tener que lidiar con una gran presión para cumplir con los objetivos marcados por la empresa para no recibir reprimendas por parte de sus superiores. Esto provoca que en muchas ocasiones se esté despercidiando su talento. También se minusvalora a trabajadores que pueden ofrecer un gran rendimiento y lograr unos excelentes resultados en el ámbito laboral.

Falta de empatía con los empleados

Uno de los graves problemas que afectan a muchas empresas es que los encargados de dirigir la misma no tienen en cuenta las opiniones de sus trabajadores. Estos se quejan en muchas ocasiones en que no son vistos por parte de sus superiores, que no aprecian ni recompensan su evolución y crecimiento como profesionales. Esto hace que se encuentren desmotivados.

Esta desmotivación es negativa tanto para el propio trabajador como para la empresa, que de esta manera está desperdiciando el talento de un buen trabajador.

Los trabajadores aprecian que quienes están en una escala superior se preocupen por su trabajo y, lejos de meterles presión y tan solo recurrir a ellos en determinados momentos, sean capaces de escucharles y escuchar sus peticiones. La comunicación en cualquier empresa es clave para lograr que el equipo se mantenga unido y con ganas de trabajar.

No obstante, en muchas ocasiones la miseria en la gestión de personas llega hasta el punto de que se realizan promesas a los empleados que posteriormente no se cumplen. Esto genera aún mayor malestar en estos trabajadores esperanzados con un cambio que posteriormente no se da, lo que provoca aún más frustración y desmotivación.

La gestión de personas es clave

La gestión de personas es clave en cualquier negocio y empresa. Aunque en ocasiones los líderes o jefes tienen una gran capacidad y visión de negocio, flaquean en lo relativo a la gestión de sus empleados. No se dan cuenta de que estos son el pilar fundamental que sostiene la empresa. Sin ellas no sería posible tratar de lograr el éxito.

Un punto pendiente en muchas empresas radica en esta gestión, sin darse cuenta que trabajadores que vayan a su puesto de trabajo motivados, con una sonrisa, sin tensión y sin miedo, van a ofrecer un mayor rendimiento en su puesto de trabajo que si no se les escucha o van con temor y desmotivación.

En la actualidad existen muchos recursos que pueden favorecer a que los trabajadores se encuentren más a gusto. A menudo se piensa que con una subida salarial los trabajadores ya irán felices a trabajar. No se dan cuenta que en muchas ocasiones es necesario recurrir a otros puntos que tienen tanta importancia o incluso más.

Por ejemplo, la flexibilidad laboral es algo que se valora muy positivamente en la actualidad dado el ritmo de vida de las personas. Gracias al teletrabajo hay muchas labores que se pueden llvar a cabo desde el hogar o cualquier lugar, y esto es muy bien visto por los trabajadores, que pueden organizarse para realizar su trabajo con mayor comodidad y con máxima productividad.

Con esto lo que hay que tener claro es que es fundamental mantener la coherencia y transparencia con los empleados. Debe  haber un esfuerzo por parte de los altos cargos por buscar soluciones y recursos que estén enfocados a lograr un mayor bienestar de sus propios trabajadores.

Buen entorno de trabajo

Si se crea un buen entorno de trabajo esto favorece a todos los niveles. De hecho, un buen ambiente de trabajo lleva asociado un buen rendimiento laboral. Y esto se traduce en mayor eficacia y una menor pérdida de dinero, por lo que es beneficioso para todas las partes.

Tratar a los empleados de la manera apropiada es clave para conseguir los mejores resultados. Con unos trabajadores felices el rendimiento será superior. Es importante tener en cuenta que los empleados deben poder mantener una comunicación fluida con sus superiores. De manera que puedan transmitirle con confianza todo aquello que necesiten.

La responsabilidad de sus jefes es escucharles y tratar de brindarles las mejores soluciones. Como personas, todo el mundo tiene sus problemas, y la empresa debe brindarles ayuda. Con estas acciones todas las partes salen beneficiadas.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas