La excelencia humana – Todo lo que has de saber

0 3

En todo tipo de organizaciones hay que tener en cuenta que hay días complicados. Esto es completamente normal, al igual que las decepciones por no conseguir los objetivos. Esto tiene lugar tanto a nivel personal como en el caso de las empresas. Sin embargo, en esos momentos más complicados es cuando cobra una mayor importancia la resistencia que puedan poner las personas a este tipo de situaciones.

Los días duros son algo completamente normal y lejos de ser algo negativo deben verse como una forma de ver los errores y poder evolucionar hasta lo que se conoce como la excelencia humana, la cual se puede conseguir a través de la prueba y error. No obstante, siempre debe haber una actitud detrás que permita ser persistente y esforzarse por mejorar.

Al igual que hay días en los que una persona puede irse a su casa disgustado por los resultados del día o por no haber podido llevar a cabo su trabajo de la mejor manera o como le hubiera gustado, también hay otros en los que sucede todo lo contrario. Hay jornadas de total satisfacción por conseguir los objetivos fijados.  Esto no quiere decir que se haya tenido que generar mucho dinero para la empresa, ya que hay otras muchas satisfaciones.

Las recompensas en la empresa

Una de las mejores recompensas que puede conseguir una empresa y sus directivos es acabar la jornada estando totalmente convencidos de que han sido capaces de sacar el máximo partido de quienes forman su equipo.

La mezcla de autonomía, con aprendizaje y empoderamiento es lo que hace que estas personas hayan podido evolucionar y crecer. Ese crecimiento supone una total satisfacción, aunque en ocasiones provoque que esas personas puedan llegar a abandonar la empresa. En muchos casos lo hacen cuando sienten que deben seguir evolucionando.

Para ello es clave tener en cuenta el talento, ya que si existe talento en un equipo o empresa, es muy probable que acaben yéndose de ella. SI no lo hay, sucederá lo contrario. Asimismo, un buen líder estará satisfecho cuando su equipo regresa cada día con una gran motivación. Esto querrá decir que ha tenido la capacidad suficiente para poder motivarlos y caminar juntos hacia la excelencia humana.

De hecho, los mejores momentos de ello es cuando esas personas han sabido trabajar en equipo dentro de la empresa y los buenos resultados son frutos del mismo y no de un talento individual.

Esto puede traducirse en que el caminar todos juntos en el mismo sentido hace que haya una evolución por parte de todos sus miembros, una evolución y un aprendizaje continuo. Esto propiciará que se pueda dejar a un lado la mediocridad para buscar los mejores resultados.

Momentos memorables

En la búsqueda de la excelencia humana hay que tener muy presente que cuando hay grandes momentos en equipo se generan grandes complicidades de forma natural. Esto se puede dar a la hora de pelear en grupo para solucionar un problema o ganar un cliente.

Estas complicidades hacen que exista un gran sentimiento de unión, en el que sus miembros se noten capaces de hacer frente a cualquier dificultad. Esos momentos estarán repletos de bondad, reacciones de las personas que tratan de colaborar de forma conjunta, con humildad y siempre respetando los valores.

Esto quiere decir que, aunque los números son importantes para una empresa, y pueden dar tanto disgustos como buenas noticias, los momentos memorables llegan por parte de las personas, los integrantes de un equipo.

Más allá de las competencias de los profesionales y sus labores dentro de su puesto de trabajo, las personas pueden, con su actitud y personalidad hacer que exista un gran ambiente de trabajo, lo que va en beneficio de todo el grupo.

Buena gente

La vida profesional es un ámbito complejo, pero aquellas personas que pueden evaluar su situación y han visto que han sido aprendices, colaborativos, serviciales, comprometidos y empáticos, así como otros valores similares, podrán saber que han tenido una vira profesional basado en buenos momentos. Esto al mismo tiempo hará que asocien los buenos momentos con buena gente. Es decir, lo asociarán a la excelencia humana, la cual en muchas ocasiones marca la diferencia.

Una empresa no deja de ser una comunidad de personas que siempre será mejor con buena gente y talento. Quienes tienen talento ayudarán a tener una mayor competitividad pero la gente buena crea esa comunidad y buen ambiente. Las personas que combinan ambas son las que están caminando firmemente hacia una cultura basada en el respeto y la excelencia humana.

Por esta razón, los directivos de las empresas deben trabajar para tratar de favorecer el talento al mismo tiempo que buscan buena gente, debiendo evitar a quienes no son solidarios con sus compañeros, quienes son irrespetuosos y a quienes no tienen talento. Esto es lo más complicado para ellos, que deben tener la capacidad suficiente para tomar decisiones al respecto.

Para alcanzar la excelencia humana y empresarial es fundamental reunir buena gente y talento.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas