Cuándo contratar a un asesor contable

0 4

La contabilidad es una de las partes mas importantes en una empresa o en un trabajo como autónomo. Sin duda alguna los administradores de empresas y propietarios de negocios deberían de cuidar mucho el tener una contabilidad saneada en todo momento. Es aquí cuando surge la duda de si contratar o no contratar un asesor contable.

¿Qué es la contabilidad?

La contabilidad es una disciplina que tiene por objetivo reflejar y archivar en documentos la situación patrimonial de una sociedad. También es materia de trabajo para la contabilidad reflejar el correcto flujo de partidas contables que se va produciendo a lo largo del tiempo en una empresa.

Los contables son las personas encargadas de llevar la contabilidad de una empresa. Por lo general un contable es una persona que tiene estudios superiores en empresariales. También puede ser el caso de alguien que haya  estudiado expresamente para ser contable por medio de un ciclo formativo, de una carrera específica, o incluso de manera autodidacta (aunque esto suele ser mas raro).

Trabajo de contable

La labor de un contable por lo general requiere de una correcta disposición al trabajo. Hay que ser muy metódico a la hora de llevar la contabilidad de una empresa. Un contable debe poseer una mente capaz de llevar muchos cálculos al mismo tiempo. Y además un contable debe ser capaz de tener una idea general de cual es la situación patrimonial de una entidad.

Por lo tanto se puede resumir la labor de contable en los siguientes puntos:

  • Realizar la cuentas anuales.
  • Hacer asientos contables.
  • Realizar entradas en la Memoria.
  • Hacer entradas en el Libro Mayor y en el Libro Diario.
  • Prestar asesoramiento acerca de la situación patrimonial de la empresa.
  • Encargarse de la gestión impositiva y de los trámites necesarios a realizar con las distintas administraciones públicas (esto no siempre es tarea suya).

Por supuesto que hay mas labores que deben realizar los contables. Pero las aquí expuestas son las principales. Normalmente todos los contables en algún momento de su carrera como contable han tenido que hacer una o varias de las tareas anteriores.

Cuándo contratar a un asesor contable

Como ya dijimos al comienzo la contabilidad es algo que se ha de tener muy en cuenta en una empresa. Es por esto que a muchos empresarios les surge la duda de si deberían contratar a un contable o no.

Para analizar y responder esta cuestión vamos a ver en que casos se debería contratar a un contable y en cuales es un gasto superfluo.

La contabilidad se puede aprender

Así es. La contabilidad es una materia muy compleja e intrincada. Pero lo es por la extensión de temas que abarca.

Es decir. La contabilidad es tan amplia que hace complicado su aprendizaje, pero eso no quiere decir que necesites un alto nivel de estudios para poder empezar a aprender a ser contable.

Todas la personas de cualquier edad pueden aprender a ser contable. No necesitas mas que unos conocimientos básicos en matemáticas. Saber usar Excell (esto por ayudarte en el trabajo). y conocimientos básicos en economía y redacción de documentos.

Puede parecer complicada pero la realidad es que no lo es.

Esto significa que puedes aprender tu mismo a como ser contable. Así te ahorras el dinero de contratar a uno. También hay que tener en cuenta que en empresas pequeñas las labores de contable aún son sencillas, y dedicando un poco de tiempo se pueden aprender.

Por supuesto aprender contabilidad tiene algunos pormenores.

  • Tienes que dedicar tiempo. Algo que no todo el mundo tiene.
  • Es necesario esforzarse. El conocimiento no llega por si solo, hay que poner interés y esfuerzo.
  • Necesitas poseer material de contabilidad para poder estudiar y no siempre es fácil conseguirlo.
  • Te arriesgas a cometer errores en contabilidad que pueden tener consecuencias negativas en el futuro.

Por todo ello, solo recomiendo la opción de ser autodidacta en la materia a personas que tengan empresas o negocios pequeños. Por cierto si quieres saber que es una microempresa pásate por aquí.

Cuando se inicia un negocio

Si. Es cierto lo que dije antes, aprender contabilidad es posible y mas si el negocio es pequeño. Pero justo cuando se empieza en el mundo de la empresa los conocimientos de contabilidad sueles ser escasos o nulos.

Y no hay nada peor que empezar con mal pie un proyecto de empredimiento empresarial (si quieres saber de que ayudas dispone un emprendedor haz click aquí). Es por esto que al principio, cuando uno se inicia como empresario, debería contratar a un asesor contable.

Además si de inicio se contrata a un asesor contable este puede enseñar al empresario distintos aspectos de la contabilidad que por su cuenta hubiera tenido muy difícil aprender.

Con el paso de los meses un empresario puede aprender la contabilidad necesaria para llevar el acabo su negocio, y llegado el caso dejar de contratar al contable.

A la hora de realizar el pago de impuesto

Al igual que al momento de iniciar un negocio, este es otro punto crítico en la contabilidad de una empresa.

Pagar impuesto es uno de los quebraderos de cabeza de los empresarios. Un fallo a la hora de calcular la carga impositiva puede suponer problemas con el fisco y las consecuentes sanciones. Podría ocurrir justo lo contrario, pagar de mas por un mal cálculo.

Además el pago de impuesto es una de las tareas que necesitan de una mayor responsabilidad y de un mayor nivel de conocimiento en la práctica contable y fiscal.

Por eso, a la hora de pagar impuestos conviene contratar a un contable. Sobretodo si la empresa ha tenido abundantes beneficios en el periodo.

Cuando se quiere ampliar el negocio

Este es al igual que los anteriores otro de los puntos críticos. Ampliar un negocio es similar a empezar de nuevo.

Es cierto que cuando una empresa quiere ampliar un negocio, los administradores en teoría ya saben algo de contabilidad, pero la dificultad de las nuevas tareas que entraña la apertura de un nuevo negocio es motivo suficiente para contratar a un asesor contable.

En este caso la contratación de un contable abarca solo el periodo de tiempo necesario hasta que la gestión de las nuevas vías de negocio se amolde bien a la empresa y no suponga ningún reto nuevo en contabilidad.

Por lo tanto, y al igual que en el resto de motivos por los que contratar a un contable, en este caso la contratación sería temporal.

En el momento de pasar inspecciones

De nuevo un momento crítico. Pasar una inspección es uno de los momentos mas peliagudos en el mundo de la empresa.

Los motivos que pueden llevar a la administración a realizar una inspección a una empresa. Inspección rutinaria,sospecha de fraude…

Pero de lo que no hay duda es que en caso de haber una inspección la contabilidad debe estar perfectamente elaborada y no puede haber ningún tipo de error.

Un fallo en la contabilidad puede suponer sanciones administrativas que aumentan los gastos de empresa (para saber que es un gasto ver esto). Algo que ningún empresario quiere.

Es por esto que contratar a un contable en este momento es una buena idea. Para evitar cualquier tipo de mal mayor que se pudiera producir.

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.