Consejos para trabajar de sexworker

0 5

Existen muchas razones por las cuales miles y miles de personas deciden escoger este tipo de trabajo. Principalmente se trata de un tema económico frente a tanta crisis y necesidad; sin embargo, hoy en día tienes que informarte muy bien de los detalles del oficio para tener éxito como sexworker.

En primer lugar, tienes que tomar en cuenta que se han roto bastantes tabúes respecto a la profesión más antigua del mundo; por lo tanto, ya no es tan mal visto prostituirse de vez en cuando. Por lo cual, es impresionante la competencia que existe en este mercado laboral.

No se trata de despertarse un día, mirarse al espejo y verte la cara de puta. Muchas veces tenemos la idea errada de que las personas que se prostituyen tienen una baja autoestima, son drogadictos o tienen algún desequilibrio mental, pero no es así.

sexworker

Es cierto que muchos disfrutan la prostitución y la practican solo por diversión; pero, generalmente, el 80% de los casos tiene que ver con una gran necesidad económica que los motiva a hacer cosas que nunca imaginaron hacer para poder sacar adelante a sus familias.

Si pensabas que la mayor parte de las prostitutas eran jovencitas caprichosas que les gusta darse la buena vida despilfarrando dinero, estás muy lejos de la realidad. Las estadísticas indican que la mayor parte de las mujeres que se prostituyen son madres solteras mayores de 30 años, mujeres casadas o transgénero con cargas familiares bastante fuertes.

Ahora los llaman sexworkers, pero siempre han sido putas y putos. Todo el que se prostituye por necesidad lo hace con un propósito más digno de lo piensas, si es por su propia voluntad; por eso, este post va dedicado a todas y todos aquellos que han pensado más de una vez en prostituirse para ganar dinero y están buscando información precisa y real para ello.

Adiós a la discriminación

sexworker

Felizmente, hoy en día se discrimina cada vez menos a las personas que practican la prostitución; todo esto gracias al tema de la inclusión de las minorías, el respeto por la diversidad de los géneros y la igualdad social en temas laborales. No es una cuestión política, sino más bien un avance humanístico y filosófico en la aceptación de la pluriculturalidad que ha traído consigo la globalización de la información.

Obviamente, la prostitución sigue siendo delito en muchos países; aunque no la digital en ciertos niveles. Aun así, muchos sexworker prefieren mantenerse en el anonimato; lo que es respetable también. De todas maneras, es muy común conocer algún compañero de la universidad o algún familiar que practique la prostitución abiertamente y sin sentirse avergonzado.

Esto es un trabajo como cualquier otro, pero muy a menudo se desconocen sus riesgos reales. No es fácil ser puta o puto en la vida real, tampoco virtualmente. ¿Piensas que por un par de vídeos que haga no pasa nada? Cuidado, infórmate bien. Esto del porno se practica desde hace mucho tiempo y todo el mundo sabe eso; pero no es lo mismo que la prostitución, y son las personas ignorantes e intolerantes los que señalan a los que deciden entrar en este mercado laboral; así como también muchos se aprovechan de los ingenuos novatos.

Si eres mayor de edad y decides emprender en la prostitución; si quieres comercializar tus fotos o tus videos, si quizá te interese incluso hacer servicios presenciales, el primero que debe romper paradigmas mentales basados en tabúes eres tú. Existen instituciones serias que pueden apoyarte y educarte sobre todos los detalles, como la famosa Asociación de las Profesionales del Sexo, mejor conocida como Aprosex o la Asociación Actua Vallés.

Profesionalismo y confianza

sexworker

Como todo servicio que se ofrece tienes que presentarte con profesionalismo, aunque seas nuevo o nueva en el asunto. Por esta razón, déjate de tonterías y hazte un cursito de marketing, que te va a ir como anillo al dedo. Recuerda que tienes que saber venderte, debes aprender a elegir bien tu nicho y diseñar, con tus mejores atributos, esa gran campaña publicitaria que acercará a tus mejores clientes.

Quizá te sorprenda, pero cada día más los estudiantes universitarios se prostituyen para poder pagar sus carreras. Entonces, si inviertes en educación para profesionalizarte en algo, invierte también en educarte en temas importantes relacionados con la prostitución, si en verdad te vas a lanzar al medio.

Lo primero es educarte muy bien en temas de salud y riesgo sanitario. Infórmate sobre todas las medidas que debes tomar para evitar las enfermedades de transmisión sexual; no sientas vergüenza al preguntarle detalles a tu médico. Hazte chequeos regularmente, no te auto mediques por no querer ir al médico a contarle lo que estás haciendo, esto puede empeorar las cosas.

La salud es primero. Si tu cuerpo está enfermo no podrás generar ingresos; y si contagias a un cliente lo puede contar a otros y ahí si que se te viene abajo el emprendimiento. Genera confianza en tus clientes manteniéndote sano o sana; infórmate de todo lo relacionado a prevención de enfermedades y educa a tus clientes al respecto. No tengas miedo a ir al médico jamás, este será uno de tus mejores aliados.

Te aconsejo que hagas ejercicio, que te alimentes bien y si es posible practica algún deporte. Esto de ser sexworker te va a quitar mucha energía, por lo que necesitas mantener un buen estado de salud. Además, practica la meditación, trata de encontrar el equilibrio mental que necesitas para no perder el control bajo situaciones de estrés. Recuerda que en temas de sexo mantener el equilibrio emocional es importantísimo para hacer un buen trabajo, aunque todo sea virtual.

¿Cómo empezar?

sexworker

Te recomiendo que inicies tu experiencia de manera digital vendiendo nudes y videos cortos. Esto te va a ayudar a generar confianza en ti mismo y no sentirte demasiado estresado por el contacto físico. El sexo virtual está de moda, puedes sacarle provecho a eso y así ir experimentando poco a poco hasta llegar a un verdadero contacto físico si es necesario.

Existen muchísimas páginas webs y otras plataformas dónde puedes comercializar tu contenido para adultos. Todos conocen la famosa OnlyFans o IsMyGirl, pero existen muchas más; por ejemplo, Membershyp, IWantFanClub, Chaturbate o incluso redes sociales como Snapchat.

Finalmente, te recomiendo que antes de empezar a ofrecer tus sets de fotos o tus sesiones virtuales tomes todas las medidas de ciberseguridad que necesitas para no pasar por episodios de sextorsión con tu contenido. Te recomiendo que te asesores con un abogado dependiendo del país en que te encuentres para que tengas claro tus derechos y deberes ante la ley en estos casos.

Recuerda bien que trabajar con contenido sexual puede costarte un alto precio en cuanto a imagen personal; por lo cual es importante que tomes en cuenta todos estos detalles que te he mencionado, para que no sufras las consecuencias.

Vender tu cuerpo no es juego, es un trabajo muy serio y delicado, así solo sean fotitos o audios. Pones en riesgo tu imagen e incluso tu vida si caes en las manos equivocadas. Todos sabemos que los y las prostitutas siempre han padecido de acosos y amenazas sociales. No te lo tomes a la ligera, como en todo negocio a emprender, busca la mejor asesoría en prevención de riesgos.

Lo mejor es trabajar con un equipo de apoyo que ya tenga experiencia en el medio y que sea de tu confianza. Es importante que sea de tu confianza porque existen muchas estafas por internet con el contenido para adulto; no vas a querer aparecer por ahí en un meme o que tu video se haga viral sin que tu tengas ganancia de ello.

Finalmente, ser sexworker se enfoca más que todo en contenido virtual para adulto; pero la verdad es que te abre las puertas a muchas otras cosas que implican contacto físico o exposición de datos personales que te pueden poner en riesgo. Con esto te abro los ojos un poco, no es como un TikTok en ropa interior… Así que adiós a la ingenuidad y bienvenida la responsabilidad, si te quieres lanzar al agua nadie te juzga pero que no te tomen el pelo con falsas promesas… y luego a llorar.

No hay porqué hacerse un lío ni avergonzase, que seguramente en algún momento lo habrás pensado con tanto encierro y tanta crisis que hemos vividos estos últimos años. Los euros no te los vas a sacar con la gorra, vale; eso tienes que tenerlo claro. La competencia es feroz, pero los estándares de aceptación también son amplios, así que tampoco es que no puedas intentarlo.

Cómo ultimo consejo te digo, si te lo pintan todo color de rosa ya va mal la cosa, que no es cierto; tiene su procedimiento legal y todo, para que no te cierren las cuentas o te multen. Y sobre todo en el tema de la repartición de ganancias que muchos te meten en delito y desaparecen por arte de magia.

Si quieres venirte arriba con tu emprendimiento de sexworker, hazlo como debe ser: Con prevención, estrategia, asesoría y mucha mucha conciencia de qué es lo que quieres hacer y hasta dónde quieres llegar. Los límites los pones tú, que nadie te imponga, eso no te lo saques de la mente.

 

 

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.