Cómo conseguir ofertas de trabajo si ya tengo empleo

0 7

El trabajo es una verdadera bendición. Te da la oportunidad, no solo de cubrir tus necesidades básicas, sino también de darte los gustos que desees. Lo que te quieras comer, tomar, poner, etc.

De hecho, si ocurre una emergencia, una situación inesperada, te permite solventarla y salir del apuro en el que te encontrabas. Hasta puedes brindarle una mano amiga a quien se halle en necesidad.

Ahora bien, el trabajo que tenemos no siempre es el que deseamos. Incluso, algunas personas sienten que trabajar es una verdadera tortura. No se sienten a gusto, lo hacen a regaña dientes como si se tratara de solo un deber.

Es cierto que lo hacemos porque debemos. Sin embargo, cuando disfrutamos de lo que hacemos, no lo vemos como un trabajo sino como una recreación. Por supuesto, siempre lo llevamos a cabo con el sentido de responsabilidad que conlleva, pero no se nos hace una carga muy pesada.

El hecho es que a veces tenemos un trabajo, pero no nos sentimos conformes con él. Es posible que no tenga que ver con lo que nos gusta hacer o con lo que hemos estudiado. Puede que tengamos que dedicarle muchas horas, incluso las de descanso o tal vez es demasiado pesado.

En cualquiera de los casos, es probable que estemos buscando una segunda opción, una nueva oportunidad para empezar desde cero. Pero, ¿cómo puedes conseguir ofertas de trabajo si ya tienes empleo? ¡Mantén el ánimo arriba! ¡No estás amarrado!

En este artículo te estaremos indicando qué puedes hacer si te encuentras en esa situación. Tener la orientación necesaria te dará la oportunidad de tomar una decisión y de estar conforme con ella. Recuerda que el trabajo, para hacerlo bien, debe producir satisfacción. Veamos cómo puedes conseguirla.

Cómo conseguir ofertas de trabajo si ya tengo empleo

ofertas

Al momento de decidir cambiar de empleo, algunos podrían sentirse un poco cohibidos. Tal vez les asuste la idea de cocinar dos conejos y que se les queme uno. Es decir, realizar dos actividades al mismo tiempo, y terminar perdiendo una oportunidad por hacer algo mal.

No obstante, no tienes por qué estar esclavizado en un puesto de trabajo que no llena tus expectativas. Eso solo hará que te sientas frustrado y que las cosas vayan empeorando cada vez más.

Por otra parte, también es posible que tu contrato laboral esté por expirar y te preocupe el quedarte sin empleo. En estos tiempos tan difíciles, quedarse sin empleo es un lujo que no todos podemos darnos. Pero, ¿qué puedes hacer?

Recuerda esto: mirar no cuesta nada. Ahora, con el avance de la tecnología, es muy fácil tener acceso a mucha información con tan solo un “click”, sin necesidad de descuidar tus quehaceres laborales.

Por otra parte, puede que sea necesario que cambies de mentalidad. Generalmente queremos un lugar de trabajo que esté cerca de la casa y que dure por mucho tiempo. No obstante, las grandes empresas buscan personas con capacidad de adaptación, que estén dispuestas a hacer ajustes y salir de su zona de confort.

A la hora de asistir a alguna entrevista de trabajo rápida, es necesario que puedas justificar el motivo por el que quieres cambiar de empresa. No hables de dinero, si lo haces, esto podría perjudicarte. Usa argumentos sólidos.

Algunos de estos argumentos pueden ser tu deseo de aprendizaje y la falta de posibilidades de proyección. Por lo general, se trata de razones válidas para los reclutadores. También puedes mencionar que, el proyecto para el cual fuiste contratado, ya está por concluir.

Si te preocupa tu continuidad dentro de la empresa, pregunta a tus jefes cuál es tu situación real. De esa forma estarás cogiendo al toro por los cuernos.

Sé sincero, honesto, directo y abierto y expresa cuáles son tus inquietudes, pero hazlo con respeto y tacto. Por otra parte, es importante que escuches con atención para que no malinterpretes nada y puedas entender bien cuál es tu posición.

Si las perspectivas no son tan favorables para ti, si no hay un paisaje alentador, entonces tendrás mayor libertad para buscar otro empleo y mantendrás tu conciencia tranquila, ya que no estarás cometiendo ningún acto de traición.

Claro, no cometas el error de mencionar que estás buscando otro empleo. Esto podría ser contraproducente, ya que tus jefes podrían interpretar que no estás comprometido con la empresa y eso arriesgaría tu permanencia en ella, en caso de que decidas quedarte, si la realidad no era tan mala como lo habías pensado anteriormente.

Algún tiempo atrás, buscar trabajo mientras se tenía un puesto, se podía considerar como un acto de deslealtad. Pero, hoy día se trata de algo muy normal, lícito y lógico, ya que la intensión que hay detrás es la de progresar.

Claro, todo depende del ojo de quien lo mire. Puede que tus jefes no opinen igual, así que, para no empeorar tu situación, es mejor saber cuándo debes callar y aparentar que no sucede nada.

De modo que no está mal que mires para otros lugares, independientemente de si tienes trabajo o no. La verdad es que hablaría muy mal de ti, y de tu visión a futuro, si te conformas con lo que tienes y no pretendes progresar en el ámbito profesional.

Pero, ¿qué necesitas para conseguir ofertas de trabajo si ya tienes empleo? veámoslo ahora mismo en el siguiente subtítulo.

Lo que necesitas para conseguir ofertas de trabajo

ofertas

Para poder encontrar trabajo, debes tener la capacidad de venderte bien a ti mismo. Es importante que cuentes con un currículum vitae que te haga justicia.

Gestiona tu cartera de productos, identifica con claridad cuáles han sido tus logros profesionales y, a fin de aumentar tus posibilidades de tener éxito, define cuál es tu marca personal, es decir, qué es lo que te hace único, diferente de los demás.

Al poner manos a la obra en este proyecto, asegúrate de cuidar algunos aspectos. Por ejemplo:

  • Crea, desarrolla y mantén una buena estrategia de networking. Es decir, establece una red de contactos que te permitan darte a conocer, ya sea como empresa o a nivel personal. De esta manera, también conseguirás posibles colaboradores o, incluso, inversionistas.
  • Mantén al día, constantemente, tu dossier profesional. Cuando hablamos de un dossier, nos referimos a un documento escrito, sea físico o digital, en donde se presenta información relacionada con algunos aspectos de la empresa, sin importar de que se trate de carácter público o privado. Es pocas palabras, podríamos decir que se trata de un sinónimo de archivo o respaldo.
  • Aprende a escuchar. Esto incluye, no solo es cuchar a los jefes, sino también a los colegas, a las exigencias del mercado, etc. De esta forma podrás seguir al paso que van los demás y evitar quedarte atrás.

Por otra parte, es fundamental que busques trabajo en Internet. Para ello, no necesitarás más que una computadora o un teléfono inteligente con acceso a Internet, cosas que están al alcance de cualquier persona.

Las redes sociales juegan un papel fundamental en la búsqueda y la ampliación del trabajo. Si careces de estos recursos, no puedes decir que estás en el mercado laboral. Eres solo un esclavo más del sistema.

Muchas de las ofertas de trabajo que existen, están en las redes sociales, ya que, en poco tiempo, se han convertido en un excelente recurso para difundir información.

En algunos países, hasta el 90% de los puestos de trabajo vacantes, se encuentran disponibles por Internet y los que no, es porque se mueven mediante contactos, es decir, pasan de una persona a otra por medio de las redes sociales, de igual manera.

Asimismo, es importante que te mantengas positivo. El que cuentes con un puesto de trabajo en la actualidad, no necesariamente representa una desventaja para conseguir nuevas ofertas.

Piensa con detenimiento, ¿qué empresas prefieren contratar trabajadores desempleados? Probablemente menos de las que te imaginas. Esto se debe a que asocian la ausencia de trabajo con falta de experiencia y compromiso laboral.

Además, si has pasado de un trabajo a otro en poco tiempo, desempeñando tal vez las mismas funciones, podría interpretarse que no eres un trabajador eficiente o que has cambiado de compañía por que buscas más dinero, cosa que podría perjudicarte en gran manera.

Ahora bien, los consejos nunca están de más a la hora de buscar empleo. Por eso, presta mucha atención.

Más consejos 

ofertas

Tal vez te limites en poco en tu búsqueda por un mejor trabajo, por temor de que te llamen a una entrevista y estés en tu puesto de trabajo. En realidad, eso podría suceder. ¿Qué podrías hacer en ese caso? ¿Debes renunciar a la entrevista, faltar a tu trabajo…? No necesariamente.

De hecho, algunos especialistas proponen acudir a estas entrevistas en algún momento libre que se tenga. Sin embargo, si no tienes ese momento libre, lo ideal es que tú lo puedas crear

Por ejemplo, puedes decir que irás a una reunión en el colegio de los niños, que tienes alguna cita médica o algún otro compromiso similar. Claro, tal vez recurrir a estos medios puede parecerte deshonesto. Sin embargo, no necesariamente debe ser mentira.

Puedes hacer que coincidan las dos actividades para que mates dos pájaros de un solo tiro. Es decir, para que hagas dos cosas al mismo tiempo, sin necesidad de pedir permiso, para faltar a tu trabajo, más de una vez.

Recuerda que, quien debe hacer el esfuerzo de buscar el momento apropiado eres tú, ya que eres el más interesado. Por supuesto, puedes hablar con el reclutador y pedir una hora conveniente para la entrevista. Es probable que sea flexible y mueva la hora, aunque no tiene la obligación de hacerlo. Sin embargo, tocar la puerta no significa entrar. Lo quiere decir que no pierdes nada con tan solo hacer el intento.

En realidad, lo más importante es atender tus responsabilidades en el trabajo y que la búsqueda de un nuevo empleo no repercuta de manera negativa en tu desempeño laboral, ya que es lo más seguro y estable que tienes en este momento.

Lo mejor que puedes hacer es tratar de agendar la cita para la entrevista del nuevo trabajo, en un horario que no interfiera con tus responsabilidades ya adquiridas. Aunque puede resultar algo difícil, no se trata de un imposible. En ocasiones todo es cuestión de planificación y orden.

Si quieres hacer lo que te apasiona, y no lo has estudiado, tómate el tiempo para hacerlo. Haz de lo que te gusta, tu profesión. Prepara tu currículum vitae con estudios universitarios o cursos especializados. Adquiere la mayor cantidad de conocimiento posible. Eso sí, no te olvides de la experiencia, que es lo que buscan muchas empresas.

Por otra parte, si ya es tu profesión, trata de desempeñarte de la mejor manera. Así, ganarás una buena reputación entre tus colegas y jefes. Recuerda que una buena recomendación no le vendría mal a nadie.

Esfuérzate por ser justo lo que la empresa necesita, por encajar 100% e el perfil que buscan. Si así lo haces, es mucho más probable que consigas el trabajo que deseas y que no des golpes al aire al asistir a entrevistas de trabajo.

Sea cual sea la función que desempeñes dentro de la empresa, esfuérzate por sobresalir y ser el mejor para que puedas alcanzar todas tus metas.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas