Como aprender a escuchar

0 5

La principal barrera en toda comunicación es no saber escuchar. ¿Si no escuchamos correctamente como vamos a saber lo que se nos quiere decir correctamente y como sabremos responder? Este problema puede afectar tanto a relaciones de pareja como con nuestras amistades y nuestra vida laboral. Pero podemos resolverlo fácilmente siguiendo una serie de consejos. ¿Te despistas con facilidad? ¿No sabes hacer una escucha activa? ¿Quieres aprender a escuchar? Si respondiste que si a cualquier pregunta, sigue leyendo…

¿Que es realmente escuchar?

El oído es el órgano que se encarga de reproducir los sonidos que tomamos del exterior. Pasamos todo el tiempo oyendo sonidos, ruidos y todo lo que ocurre a nuestro alrededor, sin embargo, escuchamos muy poco. Escuchar es la capacidad de prestar atención a lo que oímos. Según un estudio el ser humano solo escucha un 25% de todo lo que oye. Escuchar nos permite conectar realmente con la persona que estamos hablando. Además de comprender mejor lo que se nos está diciendo. Muchas veces cometemos errores y es por no escuchar lo que se nos está diciendo, si no oyéndolo. Un claro ejemplo es, cuando a lo mejor se nos pide que traigamos algo. Supongamos, 3 barras de pan, y en el momento de la compra pensamos en que cantidad nos habían pedido comprar. Esto sucede porque no hemos escuchado realmente, o no lo hicimos correctamente.

Consejos para aprender a escuchar

Si has decidido aprender a escuchar, aquí verás una serie de consejos y trucos que te harán saber escuchar mejor. Empieza por ponerlo en práctica con las relaciones de familia o con tus amigos, poco a poco verás que mejorará la comunicación y la comprensión cuando hablas con ellos, y acabarás llevándolo fácilmente a todos los ámbitos comunicativos, como con tus amigos y en el trabajo. Incluso te ayudará a adaptarte a tu nuevo trabajo, mejorar las relaciones con tus compañeros y resolver conflictos laborales.

Contacto visual

Lo primero que debemos hacer es establecer un contacto visual constante. No olvides que no mirar a las ojos puede resultar una falta de respeto. Mira a tu interlocutor mientras dialogáis. Esto mejorará la escucha, ya que tú, al mirar directamente a los ojos, estarás tomando conciencia plena de lo que estás haciendo en el momento. Te distraerás menos con cosas banales o en tus pensamientos. Por otro lado, la persona que te está hablando verá que tu le estás mirando directamente a los ojos, que estás prestando atención, lo que hará que pueda comunicarse con más facilidad. Si vemos que a la persona que le estamos hablando esta mirando a otro lado o no presta atención solemos abreviar la conversación o directamente a suprimirla, pensando que no le interesa, y lo único que se consigue es entorpercer la comunicación.

¡Consejo! Si eres una persona tímida, quizás te sea difícil establecer un contacto visual directo. Tus amigos seguro ya te conocerán o igual con ellos no sientas esa timidez, pero quizás en tu trabajo debas intentar lidiar con ella. No sientas vergüenza, relájate y mira a tu interlocutor a los ojos, puedes mirar de vez en cuando los gestos que hace o hacia la boca, así evitarás sentirte avergonzado todo el tiempo. Si lo haces, verás que poco a poco te irá dando menos vergüenza, y acabarás estableciendo un contacto visual directo sin ninguna timidez.

Evita distracciones

No te distraigas con cualquier cosa. Es inevitable distraerse a veces con lo que sucede alrededor. Pero debes tomar una conciencia plena de lo que estas haciendo en el momento: escuchar. Si estas estableciendo un contacto visual constante estarás evitando distraerte. Nunca utilices el teléfono. No importa que hables con un amigo, con tu pareja o en tu trabajo. Coger el teléfono mientras una persona te está hablando es una gran falta de respeto. Siempre puedes esperar a una pausa, y transmitírselo a la otra persona ”Estaba esperando un mensaje, voy a echarle un vistazo rápido...”

Muestra interés

Algo que facilita la comunicación sin duda es el interés. El interés lo es todo. Si vas a decirle algo a una persona y esta demuestra que no le interesa para nada lo que le estas diciendo, tendemos a retraernos, a no seguir contándolo. O si lo hacemos, lo acabamos haciéndo de manera rápida y sin entusiasmo. Lo mismo le pasa a nuestro interlocutor si nosotros demostramos falta de interés. Simplemente basta con responder, aunque sea con respuestas cortas ”entiendo”, ”de acuerdo”… y hacer preguntas sobre lo que nos está contando.

Lenguaje corporal

Una barrera a veces puede ser no conocer de lo que se no está hablando, entonces no podemos seguir dialogando con soltura, y a veces puede parecer que no estamos mostrando interés. Puedes evitarlo asintiendo con la cabeza o sonriendo. Algo que puede parecer tan banal demuestra que estamos interesados por el tema y que estamos comprendiendo lo que se nos esta diciendo. También es muy importante usar el lenguaje corporal cuando la persona que está hablando somos nosotros.

Empatía

La empatía es la clave de toda comunicación. Pero sin duda es uno de los valores más importantes en la vida. La empatía es la capacidad que tiene el ser humano de simpatizar con el resto de personas. Es decir, poder ponerse en la piel o en los zapatos del otro, sin juzgar, simplemente comprendiendo la situación de la otra persona. Si empatizas cuando escuchas, podrás comprender mejor que es lo que siente y piensa el interlocutor, y por lo tanto que quiere transmitirnos. Cómo digo, la empatía no solo te servirá para aprender a escuchar, si no que te servirá para muchos otros aspectos en la vida. Si las personas empatizaran con su alrededor se acabarían muchos de los problemas de la tierra, como las guerras, las desigualdades económicas, sociales y de clases y cualquier otra clase de injusticia.

No interrumpir

Desde nuestra infancia se nos ha dicho la gran falta de respeto que es interrumpir, y desde luego lo es, sobretodo si estamos en medio de una conversación. No interrumpas nunca a tu interlocutor, deja que termine de expresarse. Si interrumpes constantemente no podrá terminar de enfocar su idea correctamente. Y a veces la comunicación puede acabar en otra cosa que no tenia nada que ver, o si tenía, que no fuese como quería hacerlo en un principio.

aprender a escuchar

Abre tu mente

Seguro que en más de una ocasión has ido a contarle algo a alguien y esta persona era cerrada de mente, y a lo mejor te respondió rotundamente, no quiso saber del tema o por el contrario creyó saberlo todo. Esto nos lleva a cortar el diálogo y no exponer realmente lo que queremos decir o decirlo rápidamente para concluir la conversación cuanto antes. Lo mismo pasa al contrario. Si quieres aprender a escuchar debes tener una mente abierta. Nunca des por hecho lo que te van a decir y esperar a que te exprese lo que quiere, aunque realmente no compartas las mismas ideas o no te interese del todo. Seguro que si dejas que termine tranquilamente acabas comprendiendo mejor lo que quiere transmitirte y terminas por empatizar con el, incluso aprender nuevas cosas.

Respetar los silencios

A veces, el silencio en un diálogo puede resultar algo incómodo, o parecer que no se conecta realmente con la persona, que no tenemos nada en común con ella. Pero la realidad es que no tiene nada que ver, al revés. El silencio entre ideas es algo que invita a la reflexión, que ayuda a procesar la información y comprenderla. Respeta lo silencios y aprenderás a escuchar mejor, a saber lo que quiere se te quiere transmitir.

Enfocarse en el problema

Otra cosa que te ayudará a escuchar mejor es enfocarte en la idea y no en la conducta del interlocutor. ¿Que quiere decir esto? Sencillo, en algunas ocasiones nuestro interlocutor esta guiado por el entusiasmo o al contrario por el enfado. Aunque es cierto que en este último caso sería un problema suyo y no nuestro, a veces no nos queda más remedio que intentar entender lo que se nos está diciendo. Esto sucede mucho en las relaciones de pareja o en las relaciones con tus superiores en el entorno laboral. Quédate con las palabras, las ideas y no las formas en lo que lo esta diciendo.

Expresar nuestros sentimientos

Aunque no nos involucremos sentimentalmente debemos recordar exponer siempre nuestros sentimientos hacia el tema que estamos tratando. Sin olvidar respetar siempre los sentimientos de la otra persona. Esto animará a que la otra persona nos exprese sus sentimientos hacia el tema si no lo hizo antes. Fomentaremos el diálogo y comprenderemos mejor a nuestro interlocutor.

Ambiente relajado

Si conseguís tener un ambiente relajado y en confianza, conseguiréis poder expresaros también más tranquilamente, mas abiertamente por así decirlo. Esto ayudará a que el interlocutor se comunique más sueltamente por lo que comprenderás mejor lo que quiere decirte. Es por eso que con nuestros amigos solemos hablar más relajados, por que tenemos confianza y no sentimos esa presión de meter la pata al decir algo. Relájate y consigue que tu interlocutor se relaje. 

Pregunta

Pregunta todo lo que creas necesario. Cuando tenemos que preguntar solemos tener miedo a que parezca que no sabemos lo que se nos ha dicho o que no tenemos ni idea del tema. Sin embargo, demuestra todo lo contrario. Preguntar demuestra interés hacia el tema que se está hablando. Por otro lado, te quitarás todas las dudas que tengas y comprenderás mejor lo que se te está diciendo. Puedes aprovechar los silencios o las pequeñas pausas para así no interrumpir a tu interlocutor.

Repite

Otra cosa que pueda ayudarte a facilitar la comunicación es repetir las últimas frases del interlocutor. Si ves ”La que se avecina”, seguro recordarás la escena en la que Leo le enseña a Amador como hacer que parezca que escucha a la otra persona. Aunque en la serie le dan un enfoque cómico, no esta muy alejado de la realidad. No se trata de repetir la última frase del interlocutor de manera autómata si no de modo que incite al interlocutor seguir comunicándose. Por ejemplo, imaginar que nuestro interlocutor nos dice que se ha comprado una casa en las afueras de la ciudad. Podemos preguntarle que por que se compró una casa en las afueras de la ciudad. O simplemente exclamar ¡Ah, te compraste una casa en las afueras!

Recordar conversaciones anteriores

Si has conversado con anterioridad con esa persona, puedes recordarle algo que te haya dicho ella con anterioridad en otra conversación. Esto hará demostrar interés y mejorar la conversación. El interlocutor se dará cuenta que le has escuchado activamente en otra conversación anterior. Por otra parte, tu estarás también aumentando tu interés por saber que tiene que decir o argumentar al respecto, por lo que estarás fomentando también la escucha.

Si has llegado hasta aquí, seguro habrás aprendido como escuchar. No esperes y empieza a poner todos los consejos en práctica y verás como tus conversaciones son mucho mejor. Y no olvides compartir lo que has aprendido con tus amigos y familiares. ¡A escuchar!

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.