Brecha salarial de género en España

0 3

A pesar de que vivimos en un mundo que se jacta afirmando que hay igualdad de género, pese a todos los esfuerzos que han hecho muchas mujeres para hacer valer sus derechos y toda la propaganda que difunden los medios de comunicación, la realidad es que seguimos anclados en el paso, ¿en qué sentido?

Muchos hombres todavía piensan que las mujeres deben quedarse en casa realizando los quehaceres y cuidando de los niños. Creen que solo ellos tienen en el deber de trabajar para llevar el sustento a la casa.

Esto los hace creer que las mujeres dependen 100% de ellos, hasta para satisfacer sus necesidades más básicas. Sin embargo, hay mujeres que se atreven a ir contra la corriente ideológica en la que vivimos.

Salen al campo de batalla que se conoce como trabajo. En él deben enfrentarse a muchos retos: acoso sexual, discriminación, empleos poco remunerados, etc.

Pese a todo, continúan al pie del cañón, pero eso no quiere decir que el trato que reciben sea el más justo o el que merecen.

Esta situación se presenta en muchos países alrededor del mundo y, por supuesto, España no es la excepción. Esto nos deja ver que, aunque vivimos en el siglo XXI, la sociedad todavía actúa como si estuviera en la época de las cavernas.

Pero, ¿a qué se debe la brecha salarial de género en España? ¿Cómo afecta esto a la sociedad en general? ¿Qué se puede hacer para remediar la situación? ¿Hay propuestas relacionadas con esto? ¿Podemos esperar que algún día cambien las cosas?

Este artículo se ha escrito con la finalidad de tratar este problema. De manera que puedas utilizarlo como referencia para futuros estudios e investigaciones. Pero, sin más preámbulos, entremos en materia y hablemos sobre el asunto.

¿Acaso su trabajo vale menos?

brecha salarial

Si ambos son empleados de una empresa, ¿por qué los hombres reciben una mejor retribución económica que las mujeres? ¿Acaso su trabajo vale menos? ¡En lo absoluto! De hecho, en ocasiones, muchas mujeres suelen desempeñarse mejor, en su área de trabajo, que los hombres.

Eso sin tomar en cuenta que muchas son madres y que, al llegar a la casa, deben seguir trabajando, pero ahora es atendiendo las necesidades de la familia.

No conforme con eso, muchas mujeres deben soportar acoso sexual en su lugar de trabajo, comentarios denigrantes y un trato injusto. A todo esto, debemos sumarle la diferencia salarial en comparación con sus compañeros de trabajo masculinos.

Pero, ¿qué tan notable es esa diferencia? Lo suficiente como para causar revuelo entre la comunidad internacional. En España, las mujeres cobran un 30% menos que los hombres. Si hablamos con porcentajes tal vez no veamos mucho la diferencia, pero esto equivale a unos 4.745 euros menos.

La brecha salarial entre hombres y mujeres es un hecho, se trata de una realidad que se hace cada vez mayor. De hecho, en su vida laboral, las mujeres llegan a trabajar más que los hombres. Pero, paradójicamente hablando, cuando llega la hora de su retiro, son más pobres que los hombres. Es decir que ni siquiera tienen la posibilidad de disfrutar de una vejez digna.

Pareciera que no vale la pena pasar la vida trabajando porque eso no garantiza disfrutar de una estabilidad económica en el futuro.

No conforme con cobrar menos que sus compañeros masculinos, las mujeres también suelen ocupar puestos de trabajo de menos responsabilidad, lo que implica que son menos remunerados. Además, soportan mayor precariedad, ¿qué quiere decir esto? Que, el tener hijos, les trae graves consecuencias y les cuesta más incorporarse a sus empleos.

La maternidad es un criterio para la discriminación

brecha salarial

Es cierto que una tercera parte de los trabajadores españoles se encuentran por debajo de lo que es el salario mínimo interprofesional. Sin embargo, la mayoría de esas personas son mujeres.

Por otra parte, cabe destacar que esta brecha salarial suele acrecentarse a medida que avanza la edad de los trabajadores. Específicamente en las edades comprendidas entre los 26 y 45 años. No es casualidad que esta sea la edad en donde muchas mujeres se encuentran pasando por la maternidad.

Claro, el problema de la brecha salarial de género no termina cuando se ha pasado esta etapa. Por el contrario, va en aumento para aquellas mujeres que se encuentran entre los 46 y 65 años de edad. Sin hablar de las mujeres de más de 65 años, que aún se mantienen ocupadas en el campo laboral, su salario está por debajo de la mitad de los hombres contemporáneos con ellas.

Algunos estudios han determinado que se necesitará mucho tiempo, tal vez unas 7 décadas, para poder acabar con la brecha salarial de género que hay en España y alcanzar la igualdad de sueldos en ambas partes.

Esto nos deja ver que no se trata de un asunto que sea fácil de resolver. Es por ello que, en los debates políticos, se ha recomendado que se incluya esta equiparación. Además, deben proponerse diferentes medidas con el propósito de reducir estas brechas de salario en un tiempo razonable. Pero que esto no se quede solo en el papel, es importante que se tomen cartas en el asunto y se comience a aplicar un plan de acción con prontitud.

Es significativo el hecho de que esta problemática, no solo afecta a la población femenina de España, sino a todos en general, ¿por qué?… Porque esta crisis empeora la situación relativa de España en la Unión Europea.

Para el año 2007, España llegó a ocupar el lugar decimosegundo entre los 28 países que conforman la unión europea. Gracias al boom inmobiliario se pudo disfrutar de salarios más altos, aunque la mayoría de ellos eran cobrados por hombres, esto trajo como consecuencia que la brecha salarial se redujera considerablemente. De hecho, llegó a igualar el promedio europeo. ¡Una verdadera hazaña!

No obstante, luego de una segunda crisis económica, las diferencias se volvieron a extremar.

Ahora bien, ¿qué más es necesario conocer sobre la brecha salarial de género en España? Veamos.

La brecha salarial de género depende de la comunidad 

brecha salarial

Claro, como es natural, siempre hay más países en crisis que España, ya que esta no ocupa el peor de los posicionamientos en la lista de lugares con mayores problemas salariales.

Por encima de España se encuentran Estonia, con un 28% de diferencia salarial; Austria, con un 23%; República Checa, con un 22%; Alemania, con un 21,5% y Eslovaquia con un 21%. Estos países tienen mayor incidencia en la industria, un sector de trabajo en donde la remuneración es más alta y una cantidad de hombres un poco mayor en las plantillas que reflejan los puestos de trabajo.

Por supuesto, no todo puede ser malo. Es cierto que vivimos en una crisis se ha ido acrecentando con el paso del tiempo. Sin embargo, existen países con una mejor condición. Uno de ellos es Eslovenia, se trata de uno e los países de la unión europea con menor diferencia en el pago neto por una hora trabajada. Para ser exactos, se trata solo de un 3%. Seguido de Eslovenia se encuentra Malta con un 4,5% e Italia con un 6,5%.

Otro factor que influye, para que la brecha salarial de género se acreciente, es la contratación a tiempo parcial. La jornada de trabajo completa siempre es mejor retribuida que solo la hora. Quienes más suelen tomar empleos por horas son las mujeres.

Esto se debe al hecho de que no solo son trabajadoras en sus lugares de trabajo, sino también en casa, ya que muchas de ellas son esposas y madres. De hecho, en España, el 30% de las mujeres, que son madres y tienen empleos, trabajan por horas y no en jornadas completas.

A diferencia de los hombres que son padres, los cuales solo ocupan el 6%

brecha salarial

Cabe destacar que, la situación de la brecha salarial de género, puede llegar a variar dependiendo de la comunidad española de la que hablemos. Por ejemplo, Austrias es la comunidad con mayor índice de desigualdad. Las mujeres llegan a cobrar un 38% menos que los hombres. Esto equivale a unos 6.228 euros menos.

Por otra parte, la región más igualitaria en este aspecto es Canarias, ya que la brecha salarial es de tan solo 16%, lo que equivale a casi la mitad de la media española.

En otras regiones se ha logrado reducir la brecha salarial de género, mientras que en otras ha ido en aumento, ¿a qué se debe este fenómeno? A que la mayor cantidad de mujeres con 46 y 65 años se encuentran Madrid, Asturias, Cataluña y Aragón.

Estas son las comunidades en donde las mujeres deben cobrar aproximadamente un tercio e incluso, la mitad de su sueldo más, para poder alcanzar poder alcanzar el sueldo promedio de los hombres que se encuentran en su mismo rango de edad.

En realidad, esta diferencia salarial es muy injusta, ya que muchas mujeres trabajan más que incluso los hombres. Eso, sin toma en cuenta el trabajo que no es remunerado, aquel que se desempeña dentro del hogar.

Pero, ¿qué se puede hacer para remediar la situación? ¿Acaso hay alguna manera de hacerlo? Si te interesa conocer las respuestas a estas preguntas, no dejes de leer el siguiente subtítulo del artículo.

Consejos para reducir la brecha salarial de género

brecha salarial

Una de las propuestas más eficientes, y en las que más se ha logrado avanzar, es la de la educación.

La sociedad se ha encargado de establecer roles para el hombre y para la mujer. Por lo general, es la mujer quien debe quedarse en casa para cuidar de esta y de los hijos, mientras que el hombre tiene la responsabilidad de salir a la calle para poder tener ingresos diarios.

Sin embargo, la educación ha logrado cambiar estos estereotipos y lograr que haya una igualdad entre hombres y mujeres. España podría abocar todos sus esfuerzos en un plan de educación inclusivo en el que todos tengan las mismas oportunidades de crecimiento y superación personal.

Por otra parte, está la propuesta de elaborar un currículum ciego, ¿a qué se llama así? A un currículum en donde no tenga cabida fotos, géneros ni edades, para que solo puedan evaluarse los méritos que han alcanzado las personas.

De esta manera, se estaría realizando una selección totalmente imparcial, en donde tanto hombres como mujeres tengan las mismas oportunidades.

También se deben promover mayores puestos de trabajo con una jornada reducida. Esto hará posible el cuidado de los hijos. Claro, por lo general, quienes solicitan este tipo de empleos son las mujeres, a las cuales se les considera el miembro de la familia que menos dinero genera.

Esto podría llegar a convertirse en un arma de doble filo, ya que, a la hora de promover a alguien para un ascenso, las mujeres, que son las que ocupan estos puestos de trabajo con horarios reducidos, no son tomadas en cuenta.

Entonces, debería haber una ley que regule la cantidad de mujeres que pueden ocupar estos puestos. El resto sería para los hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas