Base imponible – ¿Qué es la base imponible?

0 5

¿Estás planteándote empezar tu carrera como trabajador autónomo, pero hay varios conceptos importantes que desconoces y te gustaría saber más? ¿Cuándo ves una factura y te pones a leer este documento no sabes de qué tratan algunos de los datos? Si tienes este problema, sin duda te interesará este artículo, ya que hablaremos de qué es exactamente la base imponible.

Muchos de los nuevos autónomos, impulsados por la escasez de oportunidades, deciden emprender un camino para generar sus propios ingresos. Es una medida valiente y que activa la economía de nuestro país, pero que se ha de hacer con conocimiento. Al empezar esta etapa en sus vidas, se abre un nuevo mundo del que hay que estar familiarizado para trabajar. Es muy común darse de alta en el RETA (Régimen Especial para Trabajadores Autónomos) y no saber ciertos términos importantes. Por ello, la figura del asesor se vuelve totalmente indispensable.

Es probable que nos suenen algunos conceptos, ya que al haber sido clientes, nos hemos manejado perfectamente con ellos. Una gran mayoría sabe qué es una factura o para qué sirve y qué datos se han de ver redactados. También conocemos las condiciones comunes de una compra y que los clientes tienen derecho a reclamar, si así hiciera falta. Pero hay una gran diferencia entre ser cliente o al otro lado de la operación, siendo trabajadores autónomos o empresarios. Es aquí dónde debemos manejar los conceptos a la perfección, conocer todos sus detalles y saber para qué nos sirven. Nuestra responsabilidad financiera nos obliga a estar al tanto de esta manera de proceder, establecida en la ley fiscal vigente. Hay una clara manera de proceder y ciertos requisitos a cumplir para que todo el mundo tenga una contabilidad justa. A continuación, hablaremos de la base imponible y su utilidad.

base imponible

La base imponible

Lo que conocemos como base imponible, no es más que la cantidad que se ha calculado para la definición de esa cuota tributaria para satisfacer mediante un tributo concreto. Este cálculo únicamente afecta de manera directa a las personas jurídicas o físicas, en concordancia con el reglamento fiscal y con la ley. Para saber el importe de un impuesto multiplicaremos esa base imponible por cierto porcentaje establecido, conocido como tipo del gravamen. En la LGT (Ley General Tributaria), se establece que una base imponible es esa influencia dineraria u otra naturaleza con resultado de una valoración o medición de un hecho imponible.

Encontraremos expresada, básicamente, una base imponible en varios tipos de unidad:

  • Unidad monetaria. En consecuencia, se trata de la base imponible dineraria. De esta manera, dichos impuestos con esta base imponible dineraria son los conocidos IRPF (Impuesto de la Renta para Personas Físicas), IVA (Impuesto Valor Añadido) o un Impuesto de Sociedad.
  • Unidad física. Aquí estaríamos hablando de esa base imponible que no es dineraria. Esos impuestos que tengan esta base imponible que no es dineraria son, por ejemplo, el Impuesto para Hidrocarburos (base imponible reflejada en litros). También está un impuesto especial referente a Labores del Tabaco y un Impuesto especial para bebidas derivadas o Alcohol (hectolitros).

Además, contamos con tres regímenes o maneras para sacar el cálculo de esa base imponible. Método indiciario u objetivo, método indirecto o método directo. Todos ellos se encuentran regulados por nuestra LGT (Ley General Tributaria). Queda establecido que todo tributo tiene un método para su aplicación, en todos y cada uno de los casos. Es importante, antes que nada saber cómo darse de alta como autónomo y saber cuáles son los impuestos y obligaciones de los autónomos. Esta información es imprescindible al a hora de desarrollar una actividad profesional.

El método o sistema para la estimación directa

La base imponible estará determinada con una carácter genérico, mediante el sistema para su estimación directa. Aplicando dicho método, una base imponible es calculada partiendo de datos reales correspondientes a declaraciones, documentos, registros administrativamente comprobados y libros contables.
De los tres anteriormente mencionados, es el sistema más popular y empleado. Nos ofrece la determinación más correcta para la base imponible. Para ello, no ha de haber ningún tipo de ocultación en cuanto a datos correspondientes a la persona que contribuye.

Es requerida la cooperación conjunta de la Administración y administrados, presentando una declaración tributaria. Además, presentaremos esos documentos que sean útiles para el cálculo. Con el objetivo de evitar todo tipo de ocultaciones a la hora de dar la información relevante tributaria, existen instrumentos eficaces para la inspección. Al mismo tiempo, existe un mecanismo para sancionar los comportamientos que resulten fraudulentos.

Este método tiene varios inconvenientes, como pueden ser su coste o complejidad para la parte contribuyente y para nuestra Administración. La persona que contribuye tiene la exigencia de cumplir con varias obligaciones registrales, contables y, por si fuera poco, hacerse cargo de varios costes derivados por un asesoramiento fiscal. Por su parte, la Administración procederá a comprobar esas bases tributarias.

El método o sistema para la estimación objetiva

El sistema para una estimación objetiva se utiliza con el fin de determinar dicha base imponible, aplicando índices, magnitudes, datos previstos o módulos. Aplicando este sistema, tanto la parte que contribuye como la Administración renuncian y descartan determinar de manera directa la base imponible. En su lugar, optan por aplicar esas magnitudes, índices, datos o módulos que los cuáles existe una cuantía que representa esa base imponible media. Esto quiere decir que, utilizando este sistema, no se tienen en cuenta los datos reales. Por ejemplo:

  • Si tenemos un bar de copas, establecemos varios módulos para representar la producción de nuestro negocio. Entre los distintos módulos se pueden encontrar la potencia contratada de electricidad en nuestro local, su tamaño, cuántos empleados tenemos o las mesas que hay. De esta manera, quedan establecidos de manera legal, como el valor económico por unidad de cada elemento.
  • Para obtener el rendimiento o el valor correspondiente al beneficio a declarar, se suma el valor por unidad de esos productor por cada módulo, utilizando el dato que se ha registrado por el contribuyente o actividad. Independientemente de su valor real que pudiera tener respecto a su rendimiento o beneficio.

Una ventaja que podemos encontrar con este sistema que determina nuestra base imponible son los gastos. Los costes respecto a la administración o de su gestión son mucho menores, en comparación con el sistema de estimación directa.
Por otra parte, la mayor desventaja que encontramos es que esa base imponible que se ha calculado no es real. Simplemente se trata de la estimación, que puede resultar estar bastante alejada de la cantidad real. Es por ello que, el uso de este método, se hace voluntariamente. No tenemos ninguna obligación de aplicarlo.

base imponible

El método o sistema para la estimación indirecta

En este caso, la aplicación de dicho sistema, se aplica si la nuestra Administración Tributaria no es capaz de tener los datos que son necesarios para determinar la base imponible de manera completa. Esta situación se puede dar por los siguientes motivos:

  • No haber presentado las declaraciones pertinentes o haber presentado esas declaraciones de manera inexacta o incompleta.
  • Obstrucción, resistencia, excusa o negación respecto a una actuación inspectora.
  • No se cumple, de manera sustancial, cualquier obligación registral o contable.
  • Destrucción o desaparición, al margen de su causa, de los registros de contabilidad y sus libros o de cualquier justificante de una operación anotada en ellos.

La estimación de manera indirecta es un sistema con carácter subsidiario. Quiere decir que sólo es aplicado por la Administración en los casos que no pueda utilizar los otros métodos. Con el objetivo de evitar cualquier abuso posible de parte de nuestra Administración al aplicar el método, existe un artículo que defiende al contribuyente. El artículo que se encuentra en la LGT (Ley General Tributaria) y exige que ha de ser un informe justo y razonado por parte de la inspección tributaria. Se habrá de especificar, por ejemplo, esas causas que resultaron determinantes o el estado contable. También el motivo de utilizar este medio para calcular esa base imponible y los registros correspondientes al contribuyente.

Condiciones

Por otro lado, la LGT ha establecido los medios disponibles para nuestra Administración, en la tarea de determinar rendimientos bajos o esas bases utilizando el sistema indicado. Dichos medios serán:

  • Aplicación de antecedentes y datos disponibles con relevancia para su cálculo.
  • Utilización de los elementos que acrediten, de manera indirecta, la existencia de rentas y bienes. También las ventas, ingresos, rendimientos o costes normales en correspondencia con el sector económico.
  • Valoración de los índices, magnitudes, datos o módulos dados en los contribuyentes. Se tienen en cuenta los antecedentes o datos en propiedad de similares o equivalentes supuestos.

Un factor negativo respecto a su presentación y uso es que suele dar como resultado la sobrestimación de nuestra deuda tributaria. Es por este motivo que debemos elegir bien el método o sistema a aplicar. Pero, ante todo, hemos de tener una contabilidad aseada y clara. No podemos ocultar o perder ningún documento contable, ya que ante cualquier inspección podría tener consecuencias negativas para nuestros intereses. La clave es la organización y la buena fe para actuar.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas