Pensiones – Todo lo que has de saber

0 3

Para poder tener una mayor tranquilidad en el futuro, las pensiones se antojan imprescindibles. No obstante, para ello, lo primero que se debe hacer es planificar la jubilación, de forma que puedas saber cuánto vas a cobrar cuando dejes de trabajar, a qué edad puedes jubilarte, los años que necesitas cotizar para cobrarla o como jubilarte de forma anticipada.

A lo largo de las próximas líneas vamos a hablarte de las pensiones, que están ligadas a la jubilaciónLa pensión es una prestación de dinero que se recibe cuando una persona está jubilada. No obstante, hay casos en los que se pueden percibir por otros motivos, como viudedad u otros motivos. Hablaremos de ellas a continuación.

Este es uno de los factores de mayor relevancia para los jubilados, ya que marca el nivel de ingresos que van a tener una vez que han finalizado con su etapa laboral.

Tipos de pensiones en España

El sistema de pensiones en España ha preocupado y sigue preocupando a muchas personas, por lo que es muy importante que sepas cómo funcionan y los diferentes tipos de pensiones que hay y a las que los ciudadanos pueden acceder.

Pensiones contributivas

El primer tipo de pensiones que se pueden encontrar en el sistema español son las pensiones contributivas. Se trata de unas prestaciones económicas que tienen una duración indefinida en muchos casos. Para que se pueda percibir una de ellas debe hacer un mínimo de cotización, además de cumplir con otros requisitos con la Seguridad Social.

Este tipo de pensiones se conceden previa relación jurídica con dicho organismo y la suma total de la misma es determinada según los aportes que hayan realizado el trabajador y el empresario, y que tiene en cuenta:

  • Jubilación: Jubilación ordinaria, anticipada como mutualista, anticipada sin ser mutualista, anticipada a la realización de actividades tóxicas, penosas e insalubres, anticipada por dispacidad parcial o especial.
  • Incapacidad permanente: Puede ser absoluta, total y de gran invalidez.
  • Fallecdimiento: viudedad, orfandad y en favor de familiares.

El importe a recibir por la pensión depende de cada persona y su situación, valorando tanto al empresario como al propio trabajador. También se tiene en cuenta si trabaja por cuenta propia o ajena.

Jubilación

La prestación por jubilación se encuentra integrada por diferentes tipos. La más frecuente es la conocida como jubilación ordinaria. No obstante también se incluyen la jubilación anticipada como mutualista, la anticipada sin tener dicha condición, la jubilación anticipada por un cese involuntario del trabajo, la jubilación anticipada por decisión del trabajador, la jubilación anticipada por reducción de edad (por llevar a cabo actividades consideradas penosas, tóxicas e insalubres), la jubilación anticipada por discapacidad, la jubilación parcial, la flexibles y a especial a los 64 años.

Incapacidad permanente

También se puede recibir una pensión por incapacidad permanente. Esta puede ser total, absoluta y gran invalidez y se encarga de cubrir la pérdida de las rentas profesionales que una persona puede tener a causa de padecer algún proceso patológico o traumático derivado de un accidente, enfermedad…

Esta pensión se percibe al considerar que esa persona tiene una capacidad laboral que está mermada. Se puede clasificar en diferentes grados y de ellos depende que el importe de la pensión a recibir pueda variar de forma considerable de unos casos a otros.

Fallecimiento

Las pensiones por fallecimiento engloban la viudedad, la orfandad y en favor de familiares. Este tipo de prestaciones han sido creadas para tratar de satisfacer las necesidades de unas personas por una situación de necesidad económica por el fallecimiento de otras.

En este sentido, es importante tener en cuenta que la Ley establece diferentes medidas para tratar de detectar e impedir el cobro de pensiones en el caso de que haya habido un delito doloso de homicidio en cualquiera de sus formas. El Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) incluye pensiones de vejez, invalidez y viudedad.

Pensiones no contributivas

Para finalizar hay que hacer referencia a las llamadas pensiones no contributivas, las cuales son concedidas a aquellas personas que están en una situación de necesidad y que carecen de recursos suficientes para poder subsistir.  Este tipo de prestaciones económicas se pueden dar aunque nunca se haya cotizado o no se haya alcanzado el tiempo de cotización mínima para acceder a otro tipo de pensiones.

La gestión de este tipo de pensiones es realizada por parte de cada Comunidad Autónoma. En estas pensiones se incluyen las de invalidez y jubilación.

La edad de jubilación

En España existe una reforma de las pensiones que se encuentra en funcionamiento y que incrementa los requisitos en lo que respecta a periodos cotizados y la edad exigida para jubilarse. El plan establece que se alcanzará la edad de jubilación de 67 años cuando llegue el año 2027.

Los planes de pensiones

Los planes de pensiones son productos financieros que son de un gran interés para muchas personas. Estos permiten ahorrar de cara a la jubilación y se deben tener en cuenta, en todo caso, sus ventajas e inconvenientes.

Ventajas

Una de las principales ventajas de los planes de pensiones es que tiene ventajas a nivel fiscal. Este tipo de aportaciones reducen los impuestos a pagar ante Hacienda. Es deducible de la Base imponible del IRPF, lo que te permitirá recuperar dinero a la hora de hacer la declaración de la renta.

No obstanet existen aportaciones máximas a los planes de pensiones en función de la edad y los ingresos del contribuyente. El límite financiero está fijado en 10.000 euros para menores de 50 años y de 12.500 euros para mayores de dicha edad. En cuanto al límite fiscal, que es lo que puedes deducir, será menor: 10.000 euros o el 30% de los rendimientos del trabajo en menores de 50 años; y 12.500 euros o el 50% de los rendimientos del trabajo en mayores de 50 años.

Inconvenientes

A pesar de tener ventajas también tiene ciertos inconvenientes. Lo más destacable son los problemas de liquidez que puedas tener. El inversor no puede recuperar su dinero hasta que se produzca una situación de las siguientes: jubilación, fallecimiento, invalidez o dependencia, así como supuestos excepcionales como desempleos de larga duración, deshaucio o enfermedad grave.

Los beneficiarios de los planes de pensiones reciben las prestaciones relativas a sus aportaciones más la rentabilidad que las mismas hayan logrado producir.

Teniendo en cuenta lo anterior hay que tener en cuenta los diferentes objetivos de rentabilidad, cuya elección debe tomarse en función de la valoración personal y el perfil de riesgo de cada persona en base a sus circunstancias y edad.

Cálculo de la pensión

Una de las principales dudas de muchas personas es saber cuánto dinero van a cobrar cuando se jubilen. Esta es la pregunta más habitual, debiendo tener en cuenta que hay que saber los años que hay que cotizar para jubilarse.

Es posible jubilarse de manera anticipada de forma voluntaria. Sin embargo, hay que saber que en cualquiera de los casos, la jubilación anticipada supone una penalización en la cuantía de la pensión.

Para poder acceder a una pensión contributiva debes saber que tienes que haber cotizado tantos años como marque en este momento la ley. Para conocer la cuantía necesitas calcular la base reguladora. Este importe hace referencia a la media de las bases de cotización de los últimos años, incluyendo las pagas extra.

Cuando el trabajador conoce el tiempo que debe considerar, debe actualizar las bases en función del IPC, para lo cual se puede hacer uso de una herramienta habilitada para tal efecto. Para continuar con el calculo es necesario dividir la base reguladora por el número total de pagas (14 anuales).  En las tablas de la Seguridad Social aparece este número com odivisor. Los divisores aumentan en función de los años considerados.

Una vez valorado lo anterior debes considerar el tiempo trabajado. Cuántos más años hayas cotizado, te corresponderá una prestación mayor. En ese momento, como contribuyente, se debe aplicar los llamados «coeficientes de reducción» a dicha base reguladora. De esta manera se puede calcular el porcentaje de pensión a cobrar.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas