Mejorar la liquidez empresarial. ¿Cómo hacerlo?

0 1

El proceso para mejorar la liquidez empresarial es un aspecto que frecuentemente queda en segundo plano cuando se habla de la salud financiera de una empresa. Sin embargo, ignorarlo puede llevar a situaciones muy comprometidas que afecten a la operatividad del negocio y a su reputación en el mercado.

La mayoría de empresas centran su atención en incrementar las ventas o reducir los costes directos, pero esas estrategias, si bien son valiosas, pueden quedarse cortas si no se considera la liquidez como un componente clave para el bienestar de la empresa. Por tanto, la liquidez es un indicador necesario para evaluar la estabilidad y el potencial de crecimiento de cualquier negocio.

Si te encuentras en una situación en la que el flujo de efectivo se ha convertido en un lastre para tu negocio, este es tu artículo, ya que analizaremos en profundidad las distintas estrategias que permiten mejorar la liquidez empresarial, además de cómo implementarlas de forma práctica.

balance de liquidez de las empresas

¿Qué significa mejorar la liquidez empresarial?

El hecho de mejorar la liquidez empresarial puede definirse como la habilidad de tu empresa para convertir sus activos en efectivo y cubrir sus deudas y obligaciones financieras a corto plazo.

Por tanto, al intentar mejorar la liquidez empresarial, lo primero que hay que tener en cuenta es cómo la empresa maneja sus activos y sus pasivos.

Los activos son el dinero en efectivo que tiene la empresa, pero también aquellos recursos que pueden convertirse en efectivo en un plazo relativamente corto de tiempo. En esta categoría, se puede incluir el inventario, las cuentas por cobrar y otros tipos de inversiones a corto plazo.

Por otro lado, los pasivos incluyen todas las deudas y obligaciones financieras que deben pagarse en un plazo específico por parte de la empresa, siendo por tanto una reducción futura del capital disponible.

De esta forma, la primera estrategia para mejorar la liquidez empresarial es, por tanto, optimizar el manejo de estos activos y pasivos, lo que implica negociar términos más favorables con proveedores para extender los plazos de pago, acelerar el proceso de cobro de facturas, o incluso ajustar el inventario para alinearlo de una forma más estrecha con las necesidades reales del negocio.

Además, la tecnología financiera ofrece un gran valor para mejorar la liquidez empresarial, ya que permiten la realización de un análisis más minucioso de las métricas financieras de la empresa, ayudando a identificar las áreas problemáticas, así como las oportunidades para mejorar la liquidez.

¿Cómo se puede aumentar la liquidez de una empresa?

Muchas empresas enfrentan problemas de liquidez porque su ciclo de cobro es demasiado largo. En estos casos, la solución no consiste simplemente de acelerar el proceso de facturación, sino también en negociar plazos de pago más cortos con los clientes, si es posible. Además, puedes considerar ofrecer incentivos para animarlos a realizar pagos anticipados, como descuentos o algún tipo de promoción especial.

En el otro extremo del balance, estarían las cuentas por pagar. Al igual que con las cuentas por cobrar, aquí también puedes jugar con los plazos para mejorar la liquidez empresarial. No obstante, no se trata de retrasar los pagos de una manera irresponsable, sino de negociar términos que te permitan un mayor respiro sin incurrir en penalizaciones o dañar las relaciones comerciales.

Por otra parte, mantener demasiado inventario puede tener atado una cantidad significativa de efectivo que podría usarse en otros apartados del negocio. Por ello, quizás debas implementar un sistema de gestión de inventario que te permita mantener los niveles óptimos sin caer en excesos.

Las plataformas de análisis de datos ofrecen una visión detallada del rendimiento financiero y señalan las áreas que requieren de una atención inmediata. Además, las aplicaciones de contabilidad y ERP ofrecen funcionalidades que simplifican la planificación del flujo de efectivo, permitiéndote anticiparse a posibles situaciones adversas y actuar de forma proactiva antes de que los problemas se hagan más grandes.

Si tu objetivo es mejorar la liquidez empresarial, uno de los indicadores financieros que debes monitorear es el ratio de liquidez. Este índice se calcula dividiendo los activos corrientes de una empresa entre sus pasivos corrientes y ofrece una visión precisa de la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones financieras a corto plazo.

Optimizar el balance económico de una empresa para mejorar su liquidez

¿Cuáles son los factores que muestran el grado de liquidez?

Determinar el grado de liquidez de una empresa incluye varias variables y sin un entendimiento claro de estos factores, cualquier intento de optimización podría resultar en medidas que no producen los resultados esperados y solo generan frustración además de pérdida de tiempo y recursos.

  • El efectivo en mano, entre lo que se incluye el dinero que la empresa tiene en cuentas bancarias y también las inversiones a corto plazo que pueden convertirse en efectivo de manera inmediata.
  • Las cuentas por cobrar. Las cuales representan los fondos que los clientes deben a la empresa y, por ende, son activos que tienen el potencial de convertirse en efectivo.
  • El inventario es otra forma de activo corriente, pero su liquidez varía según la naturaleza del negocio y la demanda del mercado. Un inventario que se vende rápidamente es una forma más de liquidez, pero uno que se queda estancado en los estantes termina siendo un drenaje de recursos.
  • Los pasivos corrientes. Son las obligaciones financieras a corto plazo, como cuentas por pagar, salarios y pagos de deudas a corto plazo. Un aumento en los pasivos corrientes puede indicar una futura presión sobre la liquidez, lo cual sirve de gran valor para tomar medidas correctivas a tiempo.
  • Las líneas de crédito disponibles y otras formas de financiamiento a corto plazo también constituyen un recurso que puede mejorar la liquidez en situaciones de apuro. Sin embargo, es fundamental usar estos recursos con cautela, ya que el endeudamiento excesivo podría llevar a problemas financieros a largo plazo.

Sea cual sea el aspecto a trabajar, la buena noticia es que hay varias formas de abordar y mejorar la liquidez empresarial. El objetivo es diagnosticar correctamente los problemas subyacentes y aplicar las estrategias específicas que sean más pertinentes con respecto a tu situación financiera.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.