Maltrato empresarial – Lo que has de saber

0 2

Hoy en día con lo difícil que es mantener un contrato fijo en España y la lista de paro que va en aumento todos estamos con cierto temor de perder nuestro puesto en la empresa. Muchos españoles hay caído en un estado de terror a la crisis y al desempleo; y esto muy bien lo utilizan los jefes explotadores.

Para nadie es un secreto la crisis económica que todavía arropa a nuestra querida España. A pesar de que las cifras no han aumentado exponencialmente como hace unos 7 años atrás; el peso de la falta de empleos dignos hace bastante presión psicológica a los que sí contamos con un puestillo en cualquier empresa.

La verdad es que muchos empresarios y empleadores se aprovechan de este estado de temor de la población obrera actual. Por ello, cada vez más se ve que los contratos temporales son los que más salen a relucir; esos incluso sin tener de por medio una seguridad social y otros beneficios.

En otras palabras, los españoles estamos aceptando cada vez con más frecuencia que nos ofrezcan por nuestros servicios (profesionales o no) sueldos ridículos, trabajamos horas extras que nunca nos costean; y además todo bajo el temor de que nos despidan deliberadamente en cualquier momento.

En este panorama es donde más se produce lo que conocemos como mobbing o acoso laboral. El mobbing se centra en el hostigamiento a los trabajadores; lo cual genera varios niveles de violencia psicológica, al punto de llevar al personal a un estado de temor y estrés que lo somete a actuar de manera incorrecta y sumisa ante actos claramente explotadores.

Este tipo de maltrato empresarial puede llegar incluso a pasar los límites psicológicos y llegar al maltrato de tipo físico. Este método de desvalorización personal de los empleados es utilizado como herramienta de manipulación para que las empresas obtengan mayor beneficio económico y menos gastos en personal.

Muchos jefes son expertos en someter a su personal a situaciones humillantes, intimidatoria, hostiles y ofensivas de manera muy sutil. Incluso, crean un ambiente laboral donde organizan de manera estratégica grupos de trabajo que se encargan de mantener en esta atmósfera a los que quieran salir del hostigamiento, a pesar de que se vea afectada la productividad de todos.

¿Cómo saber si estás sufriendo maltrato en la empresa donde trabajas?

maltrato

 

Ahora bien, tampoco puedes pensar que todo se trata de un maltrato o acoso. Recuerda que como empleado debes cumplir con tus responsabilidades; y si incumples tus superiores tienen todo el derecho de llamarte la atención o sancionarte, según las normas establecidas en el contrato que has firmado.

Por ejemplo, no puedes pensar que te están maltratando si te sancionan o te llaman la atención si no llegas a tiempo. La puntualidad en las horas de entrada o de llegada es de carácter obligatorio; sin embargo, es cierto que al momento de llamarte la atención tu jefe no va a estar muy feliz por ello, pero sí es necesario que se comunique con respeto hacia ti.

Cumplir con tus responsabilidades según sea tu cargo también es la parte que te corresponde; así que no esperes que te feliciten si incumples. Ser evaluado por desempeño es una acción que debes saber llevar emocionalmente, sobre todo si por alguna razón no cumples con las exigencias de puesto de trabajo. Recuerda que es vital entregar resultados, así que si no estás siendo eficiente no esperes un ramo de rosas.

Tomando en cuenta lo antes dicho, te estarás preguntando ahora cuáles son las actitudes y acciones que pueden ser consideradas maltrato laboral. Te hacemos una listilla a continuación:

  1. Primeramente, lo más común en el maltrato empresarial son las expresiones ultrajantes. Incluso, y casi siempre se aplica al personal femenino, los maltratadores utilizan expresiones injuriosas sexualizadas. Estas expresiones van acompañadas de gestos despectivos y desplazamientos espaciales invasivos.
  2. La persecución laboral es una característica fundamental del maltrato empresarial. Frecuentemente es propiciado por los jefes de manera directa, instando a que los compañeros de trabajos hostiguen y se burlen del trabajador. Esto puede ser relacionado a su apariencia física, a alguna discapacidad, preferencia sexual e incluso condición social o religión.
  3. Otra forma muy humillante de maltratar al personal femenino está relacionado al pago de los servicios o el salario ofrecido. Muchas veces al personal femenino le pagan menos que al masculino, a pesar de que realicen las mismas labores y estén capacitados profesionalmente de la misma forma y tener la misma experiencia laboral. Esto no debes permitirlo de ninguna manera, se trata de una inequidad laboral que lleva a una desvalorización del género demasiado denigrante.
  4. El entorpecimiento laboral es otra forma de maltrato. Generalmente, esto es promovido por los mismos jefes o líderes de grupo. Pero, de qué se trata: cuando los compañeros de trabajo en vez de colaborar y trabajar en equipo se dedican a entorpecer las labores de un compañero causándole retrasos en sus entregas con la intención de que incumpla con sus labores o sea recurrentemente impuntual.
  5. Las amenazas de despido son frecuentes en un ambiente de maltrato laboral. Ello sobre todo cuando el empleado exige sus derechos respecto a su salario, su horario o jornada de trabajo y otros aspectos relacionados con la seguridad laboral. Por ejemplo, muchos empleados de construcción trabajas sin su debido casco, porque los jefes no se los facilitan para ahorrarse el coste de estos artículos de seguridad.

¿Qué hacer si estas sufriendo maltrato laboral?

maltrato

  1. Lo primero que debes hacer si estás padeciendo maltrato laboral es crear un registro de todas las veces que te han faltado el respeto u hostigado como evidencia. Tienes que especificar fecha y lugar y hacer una breve descripción del episodio especificando frases o acciones que atentaron contra tu dignidad.
  2. Con este registro debes dirigirte a la oficina de recursos humanos de la empresa, exponer tu caso y tratar de llegar a una solución.
  3. Según sea el caso, puedes apoyarte en la consulta con un profesional. Puedes entrevistarte con un médico o un psicólogo para exponer tu caso. Allí solicitarás que te redacte un informe exponiendo las repercusiones que dicho maltrato ha tenido en tu salud física y psicológica, y el gasto económico que ello representa para ti,
  4. Llevar el seguimiento del caso siempre es importante. En caso de que aun conversando con los supervisores de recursos humanos no se solucione el problema, puedes acercarte a algún sindicato he incluso pedir asesoría legal a un abogado para proceder a una demanda a la empresa en inspección al trabajo.

Acciones legales que puedes tomar

maltrato

  1. En primer lugar, encontramos una acción inicial conocida como “la tutela de los derechos fundamentales”. Esta medida se procesa la ley tomando en cuenta los daños y perjuicios cometidos por la empresa hacia el trabajador.
  2. Otra acción denominada “la extinción voluntaria de la relación laboral con la empresa” puedes tomarla en caso del incumplimiento grave por parte de la empresa como consecuencia del maltrato laboral.
  3. Estas dos acciones pueden procesarse juntas en una misma demanda para beneficio del o de los agraviados.
  4. Debes tomar en cuenta que si quieres abrir un procedimiento legal primero tienes que haber denunciado la situación a inspección de trabajo; pues el informe de este gestor es vital para iniciar un procedimiento judicial basado en los expedientes administrativos.
  5. Además, obviamente será una situación incómoda, pero no te preocupes; puedes dejar de acudir a la empresa mientras estás realizando este procedimiento. Ello, como medida cautelar, mientras la empresa seguirá obligada a pagarte el salario y cumplir con las cotizaciones del seguro social correspondientes.
  6. Recuerda que para probar ante la ley que estás padeciendo de maltrato laboral las pruebas o evidencias deben ser bastante creíbles y sustentadas en un registro. Vídeos, audios, mensajes de texto o en redes sociales, correos electrónicos, fotos, documentos, informes médicos, declaración de testigos, informes médicos o psicológicos, entre otros debes tenerlos a la mano con fechas claras para poder ganar tu demanda.

Maltratos sutiles

maltrato

  1. Un maltrato sutil es más frecuente que el maltrato abiertamente. Por ejemplo, la gestualidad y comportamiento no verbales también afectan mucho las relaciones laborales.
  2. El maltrato por omisión es uno de los más frecuente. Por ejemplo, dejar de darte los buenos días, saludar o despedirse de todos los compañeros de trabajo menos a ti y acciones de ese estilo, ignorarte, nunca escuchar o nunca pedir tu opinión cuando tú hablas.
  3. Muchos gestos de prepotencia o de burla, como la imitación de los que haces o dices, gritar, acentuar ciertas palabras, son también es un tipo de maltrato.
  4. Un tipo de acoso es invadir tu espacio personal en momentos específicos, como por ejemplo acercarse demasiado, hacer gestos groseros, tratar de entrar al baño contigo y acciones por el estilo.
  5. Otro tipo de maltrato considerado acoso tiene que ver con la mirada intrusiva. Por ejemplo, que tu jefe se quede mirando partes específicas de tu cuerpo de manera sexualizada con frecuencia y de forma abierta.

Frente a miles de amenazas de despido, descalificaciones verbales relacionadas con el desempeño laboral de los trabajadores y la explotación laboral tienes que saber que la decisión y el poder de poner fin a esto está en ti. Ningún sindicato, ningún abogado o supervisor de recursos humanos puede tomar alguna acción en tu defensa si tú no denuncias el maltrato.

No permitas que nadie perjudique tu productividad, baje tu autoestima o afecte tu rendimiento. Toma cartas en el asunto desde los primeros gestos o palabras que indiquen maltrato laboral. Generalmente, no necesitas llegar a una denuncia como tal, solo con cambiar de actitud frente al acoso o maltrato termina la situación hostil.

 

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas