Los Desequilibrios de la recuperación

0 5

Cuando se produce una crisis económica se originan una serie de desequilibrios que hacen que el crecimiento a medio plazo de un país, como le ocurrió a España, se vea afectado por la necesidad de hacer frente a unos obstáculos importantes. Estos son el mercado de trabajo, la crisis fiscal, el sector exterior y el crecimiento no inclusivo.

Explicaremos cada uno de ellos a continuación, de forma que puedas entender la medida en la que afectan al crecimiento del país.

Desequilibrios de la recuperación

Mercado de trabajo

El primero de los desequilibrios es el mercado de trabajo, ya que, en España, sigue habiendo disfuncionalidades en lo que respecta al ámbito laboral, existiendo una dualidad que hace que aunque haya una recuperación en el empleo, al mismo tiempo  se incrementa el nivel de precariedad.

Además, hay que tener en cuenta que, durante la crisis y aún hoy en día, varios años después, la tasa de empleo en el territorio español es inferior al de otros países, encontrándose por debajo de la gran mayoría de países europeos.

Además, muy probablemente debido a la temporalidad de muchos contratos, la productividad del trabajo en España es inferior al de otros países del viejo continente y del mundo en general. Aunque se ha progresado en este sentido, el nivel de productividad continúa con elevados porcentajes de menor rendimiento con respecto a otros países.

Crisis fiscales

España es uno de los países que, durante la crisis, ha presentado un mayor déficit público, al mismo tiempo que se ha convertido en uno de los países que más ha incrementado su deuda pública durante este periodo, llegando a subir por encima de los 52 puntos de PIB.

En el caso del territorio español ha experimentado un gran problema de ingresos si quiere llegar a ser un Estado de Bienestar como otros países europeos. La crisis fiscal no podrá llegar a resolverse hasta que se incrementen los ingresos de forma notable o se reduzca el gasto.

También hay que tener en cuenta que España es uno de los países de la Unión Europea con un mayor déficit primario, un problema que ha ido a menos desde la crisis pero que, aún a día de hoy, se encuentra aún por encima de lo que debería.

Sector exterior

El sector exterior fue una noticia positiva para España durante el periodo de crisis, pero aún así debe potenciarse y trabajarse en ello. El gran problema fue que al mismo tiempo que se logró un crecimiento también se incrementaba el déficit por cuenta corriente.

El lograr un crecimiento existiendo un déficit por cuenta corriente es un indicador de que se requiere de un apoyo exterior, lo que puede llegar a ser un problema en el caso de que haya un endeudamiento neto con el exterior, como ocurrió con España, que llegó a ser uno de los países con mayor deuda exterior neta.

Crecimiento no inclusivo

El cuarto de los desequilibrios importantes y que es un riesgo para la recuperación es el crecimiento de la desigualdad. La desigualdad puede crecer por diferentes vías, por lo que hay tener todas y cada una de ellas presentes a la hora de evaluar este desequilibrio.

Por un lado puede deberse a la existencia de una precariedad en el mercado de trabajo dual. Por otro lado también se ve afectado el crecimiento por el incremento del número de parados de larga duración y también por la ausencia de políticas que mejoren el empleo.

El paro de larga duración es un grave problema para el crecimiento de cualquier sociedad, como ocurrió y ocurre aún en España, donde muchos de los trabajadores que se encuentran este tipo de situaciones no cuentan con algunos estudios obligatorios y tan solo tienen experiencia profesional en sectores en los que las expectativas de negocio son bajas. Tan solo unas políticas que busquen ayudarles podrá hacer que puedan llegar a alcanzar un empleo en el futuro.

Desigualdad salarial

Además, hay que tener en cuenta que otra de las consecuencias de la crisis radica en que haya una importante disparidad del ajuste salarial. La desigualdad salarial se incrementa durante estos periodos, acostumbrando a existir mayores caídas en los salarios más bajos que los altos.

Esto demás provoca otros problemas derivados, como es la situación de exclusión social o con rentas inferiores al 70% con respecto a la media.

Teniendo en cuenta todo lo anterior se puede ver como desde la etapa de crisis, a partir del año 2015 España logró ir recuperándose, aunque a medida que lo ha hecho han ido creciendo diferentes desigualdades, con muchas situaciones de precariedad laboral, incremento de deudas para futuras generaciones y de cara al exterior y con un crecimiento que deja de lado a colectivos que son de gran importancia como es el caso de los mencionados parados de larga duración. Además, el crecimiento también ha hecho que haya unos ajustes salariales desproporcionados.

En definitiva, la suma de todos estos desequilibrios de la recuperación hacen que se logre cierta mejoría a costa de lastrar el crecimiento futuro. Esto acabará derivando un crecimiento con una mayor desigualdad.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.