La industria digitalizada

0 1

La industria pasa por un claro proceso de digitalización en todos sus ámbitos y sectores. Esto es una realidad desde hace años atrás, donde las empresas han visto que es necesario apostar por las nuevas tecnologías para conseguir avanzar y llegar a satisfacer las necesidades de sus clientes. Incluso las empresas más tradicionales y en ámbitos como la agricultura o la ganadería han tenido que sucumbir ante las innovaciones digitales para conseguir mejorar sus resultados.

Han sido muchas las empresas que han logrado formar a lo largo de los últimos años negocios con los que responder a las necesidades de los usuarios, consiguiendo buenos resultadohttps://dineroytrabajo.com/empresa-que-es-una-empresas y ventas. Sin embargo, en ocasiones la producción de determinados productos ocasiona que se originen algunos elementos que son nocivos o poco adecuados, lo que requiere de acciones adicionales, como ocurre en muchas industrias. Estas acostumbran a apostar por diferentes procesos de automatización, lo que hace que el trabajo pueda simplificarse por parte de los trabajadores.

Sin embargo, a pesar de la  evolución, en la industria puede verse en ocasiones en situaciones que resultan poco agradables y que incluso les pueden llegar a suponer grandes pérdidas económicas fruto de sistemas que no funcionan de la manera que deben. De hecho, en muchas ocasiones en las industrias hay problemas derivados de una falta de mantenimiento o falta de previsión, unos problemas que a menudo llegan por la falta de capacidad en ocasiones de los seres humanos para analizar datos complejos. Además, las personas no somos altamente fiables a la hora de hacer las tareas repetitivas que se exigen en algunas empresas.

Digitalización como prevención

Para responder a las necesidades de la industria y tratar de minimizar las posibilidades de que puedan producirse accidentes o faltas de rendimiento la solución es la industria digital.  El apostar por sistemas innovadores que sean automáticos y que no necesiten de la acción humana ayuda en gran medida a prevenir  la aparición de determinados problemas. También ayudan a la hora de analizar diferentes parámetros y cálculos complejos que el ser humano no puede hacer de manera sencilla.

La tecnología en el ámbito industrial está enfocada en gran medida a la detección de síntomas negativos antes de que ya se traduzcan en un desastre irreparable. La industria digitalizada, con sistemas de análisis que se encarguen de cuidar cada uno de los parámetros, resulta indispensable para el buen hacer de una empresa.

El recurrir a sistemas que se encarguen de analizar los datos que se recogen fruto de una actividad empresarial permite a la empresa estar en disposición de afrontar las diferentes situaciones de la mejor manera posible. De esta manera se puede tener un mayor control sobre posibles accidentes y también marcar la hoja de ruta a seguir a nivel empresarial.

Sistemas analíticos

Los sistemas analíticos, como el que usan grandes industrias en la actualidad, están diseñados en base a una serie de algoritmos que se encargan de detectar situaciones anómalas en las industrias. Además, son capaces de llegar a predecir qué consecuencias puede llegar a tener si no se actúa al respecto.

Una vez que se tiene conocimiento de las causas que provocan un problema, se puede actuar en consecuencia. De hecho, en muchas ocasiones el propio sistema recomienda una posible solución que se puede aplicar. De esta manera se simplifican procesos y se consigue una gestión mucho más efectiva.

La capacidad a nivel tecnológico en la actualidad para poder proceder al análisis de grandes volúmenes de datos es cada vez mayor y más rápida y flexible. Por ello se emplean equipos informáticos, que son capaces de hacer cálculos y análisis de una forma muy superior a la que podrían hacerla los seres humanos. De esta manera los sistemas analíticos permiten conocer diferentes patrones de datos y encontrar el significado de los mismos.

De esta manera los responsables de las diferentes fábricas e industrias, que pueden aceptar o rechazar un producto o tomar una decisión con respecto a los equipos empleados, ayuda a los algoritmos a detectar cuando ocurre una situación anómala y su impacto en la empresa.

Tareas repetitivas

Otro de los puntos a tener en cuenta es que los ordenadores son muy superiores a los humanos a la hora de realizar tareas repetitivas. Es decir, una persona tiene un mayor margen de error al estar haciendo la misma tarea una y otra vez que una máquina. Sin embargo, un ordenador puede hacerlo de una manera apropiada y sin cometer ningún error.

Los errores, como tales, tenemos errores y nos equivocamos u olvidamos de alguna tarea o acción. Sin embargo, los ordenadores ejecutan todas las tareas con una precisión máxima. Aunque puede haber un margen de error, este es mínimo. De ahí la importancia de la industria digital en la actualidad.

El combinar la capacidad que tienen las nuevas tecnologías para detectar patrones y tomar decisiones, así como el poder ejecutar de forma fiable las tareas es lo que provoca esta evolución industrial. Esto hace que el entorno digital haya evolucionado la industria. Y más que lo hará a lo largo de los próximos años.

Transformación digital

Irremediablemente la transformación digital afectará a todos los sectores y ámbitos. La digitalización permitirá automatizar procesos, pero también corregir errores de una forma rápida o cambiar configuraciones enfocadas a una mayor productividad.

Más allá de ello también permitirá ejecutar tareas diferentes y adaptarse a los diferentes cambios. De esta manera se podrá responder con mayor celeridad a las necesidades y preferencias de los clientes. Una vez que se enseñen a las máquinas a hacer determinadas tareas, los trabajadores tendrán que centrarse en seguir enseñando a las máquinas. Quizás se pueda perder mano de obra en determinados puestos de trabajo. Sin embargo, siempre se necesitarán humanos que enseñen sus tareas a las máquinas.

Esto es porque aunque las máquinas pueden ser mejores que los humanos en muchas tareas, no saben el objetivo a conseguir. No tienen la capacidad de establecer pensamientos por sí mismas. Esto provoca que sea necesaria siempre la presencia humana, a pesar del buen desempeño de los ordenadores.

Enseñar a las máquinas implica hacerles saber qué datos deben buscar y a qué necesidades deben responder. Sin embargo, para ello es necesario que la persona tenga un profundo conocimiento de la empresa. Lo mismo con el cliente. Una máquina no podrá aprenderlo por sí mismo, pero sí con la ayuda humana.

En cualquier caso, la transformación digital es una realidad y seguirá creciendo a lo largo de los próximos años. Todas las industrias acabarán adoptando métodos para la evolución digital de las mismas.

¿Te ha gustado?
También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer mas